Las colonias de gatos callejeros, sin subvención y sin plan de control

Gijón Felino recuerda que Foro solo concedió las subvenciones municipales para las esterilizaciones en 2011 y 2015. «Del plan de gestión de las colonias que se aprobó en el pleno no sabemos nada», añade

Gato comiendo en Gijón.Gato comiendo en Gijón
Gato comiendo en Gijón

Gijón

El pleno del Ayuntamiento de Gijón aprobaba en mayo del año pasado por unanimidad la puesta en marcha de un plan de gestión, denominado CES (captura, esterilización y suelta), para controlar las colonias de gatos de la ciudad. La propuesta había sido realizada por Xixón sí Puede y, con ella, se pretendía desarrollar un protocolo que garantizara el buen término de las subvenciones que concede el ayuntamiento a protectoras y asociaciones de defensa de los animales que cuidan de estas colonias para cubrir los gastos de esterilización. Sin embargo, parece que ahí se quedó el asunto. «A día de hoy lo que nos llega es que no se está preparando nada. Nadie sabe nada ni tiene pinta de que funcione», asegura Elena Vigil-Escalera, de Gijón Felino, asociación que se dedica a cuidar de varias colonias de gatos. Tampoco le consta que en 2016 se publicara en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) la convocatoria de las subvenciones que el ayuntamiento destina precisamente a quienes cuidan de las colonias de gatos.

«La subvención se aprobó en noviembre pero no llegó a salir en el BOPA. En los cinco años que lleva Foro gobernando solo se concedieron el primer año y luego no se volvieron a dar hasta 2015», explica. La iniciativa aprobada en el pleno por todos los grupos municipales del ayuntamiento justamente pretendía también acabar con convocatorias que aparecían «tarde, mal o nunca». Vigil-Escalera recuerda que la esterilización de gatos callejeros es una cuestión que recogen las leyes de protección animal y también la ordenanza reguladora de la tenencia y protección de animales de compañía del Ayuntamiento de Gijón que dedica su artículo 15 al control de los gatos errantes que viven en grupo. 

En febrero las gatas se ponen en celo

En este sentido, los ciudadanos que cuidan de colonias pueden solicitar por escrito en el registro municipal que el ayuntamiento ordene la captura de los gatos que viven agrupados para proceder a su esterilización y devolverlos a su colonia. «Aún estamos esperando a que el ayuntamiento lo haga. Nos dedicamos particulares y asociaciones, que hacemos lo que podemos», indica Vigil-Escalera, que lamenta que «encima de que no te ayudan» en la concejalía de Mantenimiento y Obras en la zona rural y urbana, de la que dependen estos asuntos, se les haga caso omiso. «El concejal no hace nada ni parece que le importe», dice Vigil-Escalera, en referencia a Manuel Arrieta, concejal del área. 

También recuerda que en febrero las gatas comienzan el celo y el plan CES «no tiene pinta de ponerse en marcha», con lo que otro año más en mayo y junio las colonias de gatos callejeros crecerán en número de miembros. Al presentar la iniciativa de implantar un plan de esterilización también se aportaban datos de un estudio que calculaba que existía al menos un centenar de colonias en el concejo, «pero hay muchas más fuera de control. Ese censo se realizó con las cuidadoras que se inscribieron en el ayuntamiento o contactaron con protectoras». 

Gijón Felino nació en 2015 precisamente porque, «aunque ya cuidábamos colonias, no había ninguna protectora que defendiera a los gatos callejeros de los malos tratos» que en ocasiones reciben de algunos vecinos. «Surgió de hecho porque en una de las colonias nos enteramos de que un vecino quería envenenarlos», recuerda Vigil-Escalera, que explica que los objetivos de Gijón Felino son, además de esa defensa, luchar por que se implante un plan CES en Gijón «y que el ayuntamiento se involucre». 

Vigil-Escalera también recuerda que Amigos del Perro, la protectora que se encarga del albergue de animales de Serín, tampoco puede asumir el número de esterilizaciones de gatos callejeros que contemplan las bases de la concesión (entre 50 y 70 al año) porque el ayuntamiento aún no les ha pasado el registro de cuidadoras de colonias. «Todo es el descontrol del ayuntamiento», considera, explicando también que antes de llegar Foro al gobierno de Gijón las subvenciones anuales para estos fines eran de unos 16.000 euros. Ahora, aunque no lleguen a convocarse, son de 8.000 euros.

Desde su creación, Gijón Felino ha conseguido esterilizar a los gatos de las siete colonias que controla y ha ayudado a otras cuidadoras consiguiendo dinero para las esterilizaciones, como en el caso de la de Villa Miau. «Una vez esterilizados se nota el cambio, la salud mejora, no se meten en peleas por el celo y no crecen el número de habitantes», defiende Vigil-Escalera que explica que, en 2016, Gijón Felino empleó 7.960 euros en esterilizar y cubrir los gastos veterinarios de casi un centenar de gatos. 

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Las colonias de gatos callejeros, sin subvención y sin plan de control