El sistema telemático para la Renta Social, «tan sencillo como el de cualquier promoción» de la Unión de Comerciantes

La Unión de Comerciantes garantiza la viabilidad de un procedimiento para recibir la parte finalista de las ayudas que sería pionero en España,  pero persisten las dudas políticas y burocráticas

Representantes de XsP, IU y la Unión de Comerciantes de Gijón
Representantes de XsP, IU y la Unión de Comerciantes de Gijón

Gijón

Sin colas, sin papeleos, sin cerficaciones ni facturas. Incluso sin tocar ni un solo céntimo. Tan sencillo como implantar, gestionar o hacer uso de cualquier promoción -de puntos, por ejemplo- en los comercios gijoneses. La tecnología y los plazos parece que no serán un problema para que la Unión de Comerciantes se convierta en el gestor, vía telemática, de la parte finalista de las ayudas que se pretende incluir en el Plan de Emergencia Social (PES) Renta Social Municipal del ayuntamiento de Gijón. Así lo garantizaban ayer sus máximos responsables. La cuestión es si las cosas serán tan fáciles en lo político y en lo burocrático. Sobre todo, teniendo en cuenta que la concejala de Servicios Sociales, Eva Illán, ha dicho que quiere que todo esté funcionando en marzo.  

Lo primero, la posibilidad de sacar adelante la parte telemática del proyecto y de implantarla en los establecimientos gijoneses que se adhieran al programa, lo garantizaba ayer, y con reiteración, el presidente de la entidad, David Argüelles. Lo hacía tras la reunión con los impulsores de la medida -los grupos municipales de Xixón Sí Puede e IU-, en la que las tres partes acercaron aún más su entendimiento sobre la conveniencia de una forma de gestión público-privada de las ayudas sociales que, de prosperar, se convertiría en pionera en España.

Ninguna dificultad informática

A Carmen Moreno no le caben dudas sobre la viabilidad de esta novedosa prestación que satisfaría por igual a beneficiarios y comerciantes. Según la gerente de la Unión de Comerciantes, «no habría ninguna dificultad en diseñar ese programa» porque se trata, en esencia, de la misma herramienta informática que se emplea «por ejemplo, en cualquiera de las campañas o promociones por puntos» que promueve la entidad en colaboración con sus asociados. «La parte telemática es tan sencilla como eso. En lugar de cliente y precio, se trataría de beneficiario y pago a crédito, pero el resto es lo mismo», explica Carmen Moreno.

Como aclaraba ayer su presidente, el funcionamiento sería tan simple como elaborar una base de datos con los beneficiarios, que solo tendrían que acudir a los establecimientos adheridos, acreditar su identidad y retirar el artículo. Nada de vales, tarjetas monedero, trámites previos en oficinas municipales ni presentación de justificaciones. De todo ello se ocuparía el propio programa gestionado por la Unión de Comerciantes, que remitiría las facturas a de cada comercio a la intervención municipal para su control por el departamento que finalmente se ocupe de gestionar las ayudas. 

Comercios con fiscalidad local

Otra de las dudas que planteaba el pasado martes el portavoz municipal de Foro, Fernando Couto, sobre este sistema, y alertaba sobre posibles «problemas legales de discriminación», pensando sobre todo en la exclusión de las grandes firmas comerciales en un plan que mira al pequeño comercio de proximidad. Carmen Moreno era tajante al señalar que el programa «no estará cerrado a ningún tipo de comercios o empresas», pero que la Unión pretende que esta iniciativa se convierta en una forma de que el gasto público en las ayudas «sea también una inversión en la ciudad», por lo que se excluye a «empresas con su fiscalidad en sitios no locales o desconocidos».

Todo ello en nombre de la eficiencia, la transparencia, la desburocratización hasta donde sea posible y sobremanera, la incidencia de la inversión municipal en el pequeño comercio local y de proximidad, la idea es diseñar un programa informático para colgarlo en la nube, y al que podría accederse desde cualquiera de los comercios que abastecerán de artículos o servicios de primera necesidad a los beneficiarios de la parte finalista del Plan. Es decir, aquellos que, percibiendo ya otras ayudas -como el Salario Social que concede el Principado- requieran además apoyo para proveerse de determinados alimentos, libros de texto o un par de gafas, por poner unos ejemplos.

Y, como remarcaba ayer la concejala de XsP Estefanía Puente, en el trámite se facilitaría también de la manera más directa la justificación de la finalidad del gasto que se precisa para dejar claro que no es una percepción en términos de renta, y que se puedan percibir sin colisión con prestaciones como el Salario Social.

Hasta aquí, la zona de «más luz» que dijo ayer percibir respecto a la materialización del PES/Renta Social Municipal el portavoz de IU, Aurelio Martín; y a partir de aquí, la zona de incertidumbre. En primer lugar, la política, ya que falta saber si el Gobierno local entrará en el clima de sintonía que comparten XsP, IU y los comerciantes gijoneses, algo que en principio debería quedar clarificado en la reunión prevista para el lunes, 23, con todos los grupos municipales. Además, los grupos quieren saber qué es exactamente lo que Foro tiene en la cabeza. Al menos, oficialmente. Todos están molestos por haber ido conociendo -«por fascículos», ironizaba Aurelio Martín- los pormenores de lo que el departamento de la muy cuestionada Eva Illán prefiere llamar «prestación social»; unos anticipos que, de hecho, no dejan demasiado contentos a socios como Mario Suárez del Fueyo.

La otra incógnita está ya en los conductos administrativos del ayuntamiento. Porque, si bien el modelo que proponen comerciantes y promotores del Plan evitaría colas y colapsos, lo cierto es que por algún canal, el ayuntamiento tendrá que recibir y contrastar el caudal de miles de facturas que se canalicen a través del sistema telemático. Y eso, al margen del visto bueno de la intervención municipal, y de la capacidad de políticos y técnicos para coordinar los cambios que habría que encadenar para que todo esté listo en marzo. Menos de mes y medio. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El sistema telemático para la Renta Social, «tan sencillo como el de cualquier promoción» de la Unión de Comerciantes