Una espicha para honrar a «un defensor de la educación pública»

Suárez del Fueyo fue homenajeado tras su jubilación como director del CP Jovellanos por la comunidad del centro, compañeros de Suatea, el Movimiento por la Escuela Pública y el consejero de Educación

Suárez del Fueyo, rodeado de personas en la espicha-homenaje por su jubiliación como director del CP Jovellanos
Suárez del Fueyo, rodeado de personas en la espicha-homenaje por su jubiliación como director del CP Jovellanos

Gijón

Un centenar de personas rindieron ayer homenaje a Mario Suárez del Fueyo -secretario general de Xixón Sí Puede y portavoz de su grupo municipal- tras su jubilación como director del Colegio Público Jovellanos de Gijón. El acto se celebró con una espicha en la parroquia gijonesa de Castiello a la, además del consejero de Educación, Genaro Alonso, asistieron representantes de la comunidad educativa del centro -familias, profesorado, personal no docente- y una nutrida representación del Movimiento por la Escuela Publica, compañeras y compañeros del sindicato educativo SUATEA, y de otros colegios de la ciudad en los por los que pasó en su carrera, como los Monteana, Lloréu o  Atalia, así como miembros de la Academia de la Llingua.

Genaro Alonso ensalzó la «defensa de la enseñanza pública» encabezada por el homenajeado y su «impecable gestión» como director. También destacó su empeño por defender «los valores democráticos y especialmente la llingua y de la cultura asturianas», mientras que la actual directora del colegio Yolanda López glosó  la figura de Mario Suárez como «impulsor del gran colegio del centro de la ciudad» y agradeció su gestión en favor «de la calidad de la educación». Luis Fernández, del Movimiento por la Escuela Pública destacó también este último aspecto y agradeció  como antiguo alumno del colegio Jovellanos, «la sensibilidad, el esfuerzo y la lucha para salvar, conservar y restaurar las cerámicas históricas que unen la antigua Escuela de Artes y Oficios con el Colegio Jovellanos», en referencia a las diez cerámicas restauradas sobre salud laboral que lucen actualmente en el vestíbulo y salón de actos.

Finalmente, Suárez del Fueyo agradeció a todos los asistentes su presencia y el recuerdo de su participación en la defensa de la escuela pública en los diferentes centros educativos. Señaló que le habían guiado en su vida «los ideales de defensa de la enseñanza pública y de la justicia social y de la lengua y cultura asturianas» junto a muchos de los presentes, y destacó la «construcción del Jovellanos» como el logro más importante  de su trayectoria profesional y destacó «la labor y la pelea de la AMPA», con una amplia representación en la espicha, en la consecución del objetivo del «gran colegio del centro de la ciudad».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Una espicha para honrar a «un defensor de la educación pública»