Podemos apremia a que el asociacionismo gijonés ocupe los viejos juzgados

Enrique López y una comisión de la que ha formado parte el arquitecto Díez-Faixat aseguran que las instalaciones están «para entrar». Piden a Principado y Ayuntamiento que se impliquen

Enrique López, segundo por la izquierda, en su visita a los antiguos juzgados de Gijón
Enrique López, segundo por la izquierda, en su visita a los antiguos juzgados de Gijón

Gijón

El diputado regional de Podemos en la Junta General del Principado de Asturias (JGPA), Enrique López, ha propuesto este jueves el poner a disposición del tejido social y cultural de la ciudad los antiguos juzgados de Decano Prendes Pando, para dar utilidad a un edificio que se mantiene cerrado desde hace más de cuatro años. Así lo ha indicado López a los medios de comunicación tras la visita a este antiguo equipamiento judicial, acompañado de una delegación del Círculo Cultural de Podemos en Gijón, entre los que estaba el concejal de Xixón Sí Puede (XSP), Orlando Fernández, y el arquitecto Vicente Díez Faixat.

Asimismo, el diputado regional de Podemos ha indicado que incluso cabe la posibilidad de que se abriera una parte sola del edificio, y no toda, una iniciativa para la que ha pedido la implicación de Principado y Ayuntamiento. Ha avanzado, además, que desde su formación política se va a pulsar el sentir de la ciudad, en especial del tejido social asociativo, para explorar los posibles usos del inmueble como alternativa a su cierre y su progresivo deterioro.

López ha indicado que el edificio, con más de 10.000 metros cuadrados y 50 años de antigüedad, está «prácticamente para poder entrar». Ha destacado que son «muy buenas instalaciones» y salvo un pequeño problema de humedades en la planta superior, el resto «está muy bien cuidado». Ha recordado, además, que el Principado trató de «hacer caja» con el inmueble mediante su venta en una subasta que quedó desierta, con un precio de partida de 10 millones de euros. A juicio del parlamentario morado, no se puede dejar que el inmueble se deteriore y acabe en manos de la especulación urbanística «a la baja».

En cuanto a las condiciones técnicas del edificio, Vicente Díez-Faixat, como arquitecto, ha destacado que está en un estado «sorprendentemente bueno». «Estructuralmente está perfecto» y no presenta «ni una fisura», ha indicado, salvo un pilar «un pelín descarnado». Según el arquitecto, no hay humedad aunque sí condensación, lo que ha achacado al cierre del edificio y la falta de ventilación.

Díez-Faixat ha reconocido, con todo, que el inmueble no está adaptado a las últimas normativas y que la accesibilidad «deja mucho que desear». No obstante, en este último caso, existe otro acceso que usaban los jueces y que en su opinión se podría utilizar. Ha insistido, también, en que por la distribución interior consiste en pequeños espacios que pueden ser reconvertidos en pequeñas oficinas, el edificio podría usarse «en precario», es decir, de una manera provisional para evitar su deterioro sin tener que hacer una inversión importante.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Podemos apremia a que el asociacionismo gijonés ocupe los viejos juzgados