Las lanzaderas de empleo de «Peridis» se implantan con éxito en Asturias

GIJÓN

Con una inserción laboral del 60%, más de 260 desempleados de la región se han beneficiado de este programa impulsado por el dibujante para impulsar la búsqueda proactiva de empleo

24 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Un equipo de 20 personas con un objetivo común: buscar empleo entre todos. El método, impulsado por el dibujante José María Pérez Peridis, permite que la persona desempleada ya no esté tan sola ni quizá tan desilusionada ante la difícil tarea de encontrar trabajo. Las lanzaderas de empleo de la Fundación Santa María la Real, de la que Peridis es presidente y que aparecieron por primera vez en España en 2013, han conseguido que al menos quienes han pasado por ellas se enfrenten a esa búsqueda con una actitud proactiva. «En las empresas no importa tanto que se tenga una u otra formación, porque te la van a dar ellos, sino que se buscan actitudes, que los trabajadores crean en sí mismos, que sepan trabajar en equipo y que tengan fuerzas para salir adelante», asegura Javier Martín, técnico de la lanzadera de empleo de Gijón, una de las cuatro activas en la actualidad en Asturias. 

Desde 2014, por las 12 lanzaderas de empleo que la fundación de Peridis ha promovido en Asturias, han pasado más de 260 desempleados y, de ellos, al menos seis de cada diez han conseguido empleo. Hoy día, están activas cuatro en Oviedo, Gijón, Avilés y Langreo, todas impulsadas por la Fundación Santa María la Real, la Fundación Telefónica y el Principado de Asturias, con la cofinanciación del Fondo Social Europeo.

«En las lanzaderas se juntan personas con diferentes perfiles, desde los que tienen doctorados hasta operarios de base, y todos trabajan juntos. No es lo mismo que estar solo en casa, cuando trabajas en equipo te refuerzas. Unos y otros se complementan y hacen que el equipo funcione», explica Martín, que no pasa por alto que, de primeras, los participantes no llegan en su mejor momento. «La gente llega perdida, despistada, desmoralizada… y al juntarse, primero, relativizas. Llegas fastidiado pero ves que hay más gente como tú».