Los antidesahucios desocupan Emvisa tras entrevistarse con Couto

Los quince ocupantes de la Empresa Municipal de la Vivienda logran su petición para acompañar mañana a una demandante de ayudas al alquiler en situación de emergencia tras un fugaz encierro sin incidentes

Ángeles Álvarez, junto a otros activistas de la PAH, al final del encierro
Ángeles Álvarez, junto a otros activistas de la PAH, al final del encierro

Gijón

El encierro de quince integrantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Asturias en las oficinas de la Empresa Municipal de Vivienda (Emvisa) de Gijón ha concluido pasadas las 15 horas de esta tarde con su principal objetivo cumplido: conseguir que el organismo municipal reciba a Ángeles Álvarez Vázquez, una solicitante de una ayuda al alquiler, a una cita acompañada y asesorada por miembros del PAH.

Los ocupantes, que habían entrado en las dependencias administrativas hacia las 13 horas, decidieron suspender el encierro después de mantener una entrevista con el teniente de alcalde, Fernando Couto, el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, y el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez del Fueyo, quienes acudieron a la sede de Emvisa poco antes de las 14,30. Los dos primeros estarán también mañana en la reunión con Ángeles Álvarez, para la que aún no hay hora fijada, y en la que también participará la directora de Emvisa, Elena Sevilla, cuya actitud «chulesca, que deja mucho que desear» fue especialmente criticada por los activistas al término del encierro.

El caso con nombres y apellidos de Ángeles Álvarez Vázquez ponía rostro a un listado de demandas que va mucho más allá. Además de reclamar la posibilidad de acompañar a los solicitantes de ayudas en sus gestiones, y de exigir presencia de la alcaldesa de Gijón, la forista Carmen Moriyón -finalmente representada por su teniente de alcalde- los encerrados pedían que los desahucios, por alquiler, precario y desalojos por usurpación tengan alternativa habitacional a través del decreto de adjudicación de vivienda de emergencia social. También que las personas que soliciten una vivienda de emergencia social no pasen a una bolsa de vivienda, sino que sean evaluadas individualmente por criterios objetivos de su situación, y que los técnicos «empiecen a realizar informes sociales reales de las familias o personas que acuden a servicios sociales y no solo se vean los informes económicos, dejando de lado la situación familiar real».

La PAH pide además que «no se espere al agotamiento de los plazos así como de las familias que van a sufrir un desahucio o una situación de precariedad y menos cuando hay menores en las mismas». 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los antidesahucios desocupan Emvisa tras entrevistarse con Couto