Los «diez mandamientos» del nuevo director del FICX

J. C. Gea GIJÓN

GIJÓN

Alejandro Díaz Castaño
Alejandro Díaz Castaño

Alejandro Díaz Castaño reflejó su perfil como programador, decisivo en su elección, en un decálogo elaborado en 2015 que da una pista sobre su actitud y enfoques de cara a su nuevo cargo

17 mar 2017 . Actualizado a las 07:46 h.

Prudente y discreto, Alejandro Díaz Castaño posponía ayer toda declaración hasta que el consejo de administación de Divertia ratifique la próxima semana el dictamen del «jurado de expertos» que puso ayer fin a la búsqueda de nuevo director para el Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX). Pero el crítico, programador y también flamante realizador de cortos gijonés -que inició su experiencia en la programación en el FICX de José Luis Cienfuegos y la consolidó con el mismo director en el Festival de Cine de Sevilla-, ha dejado constancia en entrevistas y algunos escritos de posiciones que, sin duda, se habrán reflejado en el proyecto con el que tendrá que suceder a Nacho Carballo y reinventar el certamen gijonés.

Bastante más que una pista sobre sus principios, criterios y métodos quedaron patentes en «un pequeño decálogo personal» que elaboró en septiembre de 2015 para la Associació Catalana de Escriptors i Crítics Cinematográphics, «conformado por impresiones y prácticas» en su paso de la crítica cinematográfica a la condición de programador; un perfil este último que ha tenido tanto peso como los aspectos de gestión y la austeridad del proyecto presentado por el gijonés en la decisión del jurado. Resumidos, estos son los diez puntos de las «tablas de la ley» de Díaz Castaño como programador. Y seguramente, una firme base para el trabajo que le espera en Gijón.

1) Tener clara la dimensión del festival. «No es lo mismo programar un festival de alcance minoritario (y de presupuesto acorde al mismo), un festival temático, uno internacional, o un clase A», y siempre dentro de «unos determinados objetivos de público, difusión y ayuda a la distribución», que afecta a la forma de trabajar y a los criterios para valorar contenidos, «entre muchas otras cosas».