La Semana Negra peligra bajo una «tormenta perfecta» de deudas

La organización, que adeuda casi 240.000 euros, urge a Foro al pago de una subvención pendiente, mientras IU pide un acuerdo político para garantizar la supervivencia

Visitantes en la Semana Negra de Gijón
Visitantes en la Semana Negra de Gijón
Agencias
Gijón

La supervivencia de la Semana Negra de Gijón depende de su propia austeridad y de la agilidad del equipo municipal de gobierno. Al menos, en primera instancia. Solo de este modo podrá hacer frente a los casi 270.000 euros de deuda que el festival gijonés tiene adquirida con Hacienda -37.000 euros- y sus proveedores; una situación que sus responsables atribuyen a una «tormenta perfecta» originada por la crisis económica, la disminución de ayudas públicas, la fuga de patrocinadores privados y la subida del IVA, y que se hará insostenible de no agilizarse el pago de las subvenciones municipales pendientes y el aumento de la aportación del ayuntamiento que hoy ha confirmado a los organizadores la concejala de Hacienda, Ana Braña. Como mínimo, para este año.

De este modo han descrito el panorama el director del certamen, José Luis Paraja, y su responsable de contenidos, Ángel de la Calle, y así lo ha respaldado el grupo político de IU, que han comparecido conjuntamente tras la reunión mantenida en la mañana de hoy por los dos primeros con la concejala forista de Hacienda, Ana Braña que ha confirmado un aumento de la subvención de este año de 75.000 a 175.000 euros. También desde el equipo de gobierno, el concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Esteban Aparicio ha adelantado que «la práctica totalidad de grupos es favorable» a la permanencia del festival, pero que persiste «un problema de tipo legal, ya que no se puede subvencionar entidades que están en situación de deuda con Hacienda». Aparicio ha destacado que en festivales de cultura «su retorno no se mide en euros».

Pero antes que nada, la SN urge al cobro de una subvención municipal que este año no ha llegado todavía, a pesar de que -asegura Paraja- los papeles están en regla «y todo lo que nos comprometimos a hacer, lo hicimos». De esas ayudas, Hacienda embargaría su parte de la deuda, y el resto se destinaría a un plan trienal para enjuagar el resto del pasivo del festival, cuyas peticiones al Ayuntamiento no implican «trato privilegiado». José Luis Paraja ha aludido a la posición municipal frente al Sporting «que también tiene deudas».

Todo ello lo ha confirmado en la misma comparecencia la asesora fiscal del festival, Ana Cancelas, quien ha concretado que una vez se apruebe la subvención se procede al pago de las cantidades que Hacienda tiene embargadas y con el certificado de pago se puede volver a solicitar la subvención. La deuda con Hacienda se fraccionó, con un primer pago ya abonado en 2015, pero la parte de 2016, que iba a hacerse efectiva en noviembre, tuvo que ser pospuesta por el retraso en la llegada de la subvención municipal.  Esa demora ha generado 7.000 euros de intereses, a sumar a los 30.000 euros aún pendientes. Cancelas ha dejado claro, además, que no existe ningún procedimiento abierto de subasta o embargo de la marca. Por otra parte, ya se han pagado más de 300.000 euros de gastos de la pasada edición, según ha confirmado José Luis Paraja, quien anuncia en cualquier caso una Semana Negra abocada a una época  «austera».

Paraja, asimismo, ha resaltado que la Semana Negra se hace porque el equipo de gobierno de Carmen Moriyón «quiere que se siga haciendo». «Si no sería imposible», ha añadido el director del festival, que no obstante ha señalado que «no se puede ajustar más sin poner» sin ponerlo en peligro, después de la progresiva reducción de los 900.000 euros de presupuesto de 2011 a los 555.000 de 2016.

También ha advertido sobre la inviabilidad de posibles traslados de la Semana a otras ciudades. «Si no se hace en Gijón, se morirá», ha concluido su director, que considera que «si la Semana Negra lleva 29 ediciones y su filosofía ha sido invariable tan mal no se habrá hecho para encontrarnos en esta situación».

Ángel de la Calle, por su parte, ha remarcado que desde el Ayuntamiento les están solicitando «todavía más papeles», para tramitar la subvención pendiente, tras el cambio de las condiciones del convenio que ha cambiado el procedimiento de justificación de gastos. «Lo que nos comprometimos a hacer, lo hicimos», ha recalcado, para pedir luego «agilidad y compromiso» a Foro. Ha dejado claro, también que no hacen el festival para ganar dinero, sino que lo que ganan lo invierten en el certamen ya que es un festival cultural y gratuito.

GRAN ACUERDO MUNICIPAL

Antes que ellos han hablado el portavoz y la edil de IU, Aurelio Martín y Ana Castaño, quien han abogado por lograr un gran acuerdo municipal para salvar la Semana Negra y ha advertido al Gobierno local sobre la Semana Negra que «iría por mal camino» si quisiera «cargársela», a lo que ha añadido que tendría enfrente a IU en esa situación. Martín ha destacado que es «incalculable» la proyección de Gijón a través de la Semana Negra. Por el momento, la concejala de Hacienda, Ana Braña, a petición del grupo de IU, se ha comprometido a convocar una reunión con todos los grupos en próximas fechas para abordar el asunto.

Aurelio Martín ha abogado por un plan de viabilidad que cuente con la organización del certamen y ha remarcado que se le exigirá «que cumpla con todos los condicionantes legales», y ha acudido también a la comparación con el Sporting, cuya aportación municipal de 600.000 euros «por llevar Gijón en la camiseta nadie pone en cuestión».

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

La Semana Negra peligra bajo una «tormenta perfecta» de deudas