El timo de la estampita se cobra una nueva víctima en Gijón

La afectada, una mujer de 77 años, entregó a los estafadores 9.000 euros y joyas


Gijón

La Policía Nacional investiga un timo de la estampita que tuvo lugar en Gijón el viernes pasado. La víctima, una vecina de Gijón de 77 años, entregó a los estafadores 9.000 euros y joyas.

Los hechos tuvieron lugar a las 11 de la mañana, cuando la mujer fue abordada por un chico que le mostró un bolso lleno de billetes que decía haber encontrado en el tren y que se lo daría si le enseñaba que tenía dinero, demostrando así que no se quería aprovechar de él. Sin dejar de hablar y muy nervioso, el chico que simulaba tener una discapacidad cognitiva, contó que las monjas le decían que los pobres eran malos, y que siempre las personas debían demostrarle que tenían dinero ya que si no le iban a quitar lo que él tenía. En ese momento, entró en la conversación una mujer y el marido de esta, que se ofrecieron a ayudarle y quisieron que la víctima también participase en el reparto del dinero. Para ello acordaron poner todos una cantidad en prenda y luego prorratear el montante total entre todos.

Así, estas personas ofrecieron llevar a la mujer en su vehículo hasta su domicilio para coger joyas y luego a una sucursal de un banco para sacar 9.000 euros. Cuando regresaron al coche, la mujer les entregó el bolso para hacer el reparto en el coche, pero ellos le pidieron que saliera para distribuir el dinero en la calle. Cuando la denunciante se bajó del vehículo, este arrancó rápidamente en dirección a la Abenida Schultz con las tres personas en su interior, quedándose la víctima en la calle sin nada. Los agentes de Delincuencia Económica se han hecho cargo de la investigación.

Por otra parte, la Policía Nacional ha detenido a un vecino de Vizcaya que estaba amenazando e insultando a los viandantes y a los niños de un parque próximo y fracturando los retrovisores de los vehículos estacionados en la calle Álava. Los agentes localizaron a esta persona de aspecto desaliñado y ebrio que se estaba encarando con unos vecinos que le estaban recriminando su comportamiento. Ante los agentes se mostró poco colaborador, se enfrentó a ellos y les increpó, sin obedecer a ninguna de sus indicaciones, por lo que fue detenido por desobediencia grave. El detenido carecía de documentación y se negó a facilitar su identidad por lo que en Dependencias policiales se pudo comprobar que tenía 41 años de edad y antecedentes por robo y reclamación judicial.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El timo de la estampita se cobra una nueva víctima en Gijón