Fraudes y retrasos amargan el fin de año a la Renta Social

Foro abrirá expediente para expulsar a las tiendas que ofrecieron productos fuera de los criterios de primera necesidad que fija el programa y a sus destinatarios

Oficinas de la Renta Social Municipal en El Coto (Gijón).Oficinas de la Renta Social Municipal en El Coto (Gijón)
Oficinas de la Renta Social Municipal en El Coto (Gijón)
Europa Press

La Renta Social municipal enfila la recta final de su primer año añadiendo a su complicado estreno nuevos problemas. A los retrasos en la gestión de unas ayudas que apenas han conseguido repartir una dieciseisava parte de su presupuesto de 8 millones de euros entre sus destinatarios, se unen ahora los posibles abusos en el gasto de las ayudas finalistas, que implicarían tanto a beneficiarios como a los establecimientos que les suministraron productos fuera de los criterios de primera necesidad fijados en la convocatoria. Una situación que ha provocado la reacción del equipo de Gobierno, cuya concejala de Bienestar Social, la forista Eva Illán, ha anunciado hoy a la Comisión del área que se expulsará del programa tanto a los usuarios como a los establecimientos implicados. Illán ha confirmado que se tiene conocimiento de dos casos y se está pendiente de confirmar un tercero en el que los beneficiarios habrían utilizado la tarjeta prepago concertada con la Unión de Comerciantes en establecimientos que les habrían servido productos que no se encuadran en el criterio de primera necesidad que aspira a cubrir la Renta Social. Todos los casos -que afectan a una tienda de deportes y dos ópticas- han sido detectados por la propia Unión de Comerciantes y han dado lugar a la apertura de expedientes.

En relación con este caso, el Ayuntamiento ha emitido un comunicado en el que se recalca que, según el acuerdo entre la Fundación Municipal de Servicios Sociales (FMSS) y la Unión de Comerciantes, el documento de adhesión al programa de compras recoge la obligación de los establecimientos de «no vender con cargo a este programa ningún otro producto no incluido en el listado aprobado por la Fundación Municipal de Servicios Sociales ni superar el precio máximo de venta de los mismos».

Desprestigio y retrasos

La situación ha provocado también reacciones en algunos de los grupos políticos municipales. Así, Xixón Si Puede -impulsor de las ayudas junto con IU- ha advertido por boca de su portavoz, Mario Suárez del Fueyo, que «no se puede utilizar esta supuesta irregularidad para desprestigiar el programa» en bloque. El portavoz morado asegura que, «aunque va más lento de lo que quisiéramos», el programa «está cumpliendo los objetivos para los que se creó, que son combatir la pobreza y dinamizar el comercio loca». Con todo, Suárez del Fueyo ha admitido que hay «determinados productos» como las gafas bifocales -uno de los causantes del conflicto- sobre cuya inclusión en el listado de productos cubiertos por la Renta Social se debe «reflexionar». También ha señalado que queda pendiente de precisar qué sanción debería imponerse en caso de confirmarse los tres casos.

Por su parte, el PSOE ha incidido precisamente en los retrasos en la gestión de las ayudas. Su concejal Ramón García ha señalado que lo «realmente preocupante» no son los casos de presunto abuso detectados sino el bajo ritmo de ejecución de la Renta Social, «ya que de una partida inicial de casi 8 millones de euros, a día de hoy, solamente se han ejecutado 500.000 euros». García ha apuntado a la situación de las «más de 1000 familias» que esperan «una ayuda que nunca fue una renta, llegó tarde y sigue con problemas de gestión» frente a las muchas expectativas generadas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Fraudes y retrasos amargan el fin de año a la Renta Social