Un abogado carga contra la presunta víctima de una violación por acudir al juicio con minifalda

Europa Press GIJÓN

GIJÓN

Grupo de mujeres con minifalta
Fucsio.co

La defensa del acusado de agredir sexualmente a una mujer en Gijón ve «sorprendente» su atuendo y cree que su relato es inverosímil porque no la vio nerviosa

23 dic 2017 . Actualizado a las 12:29 h.

Fernando Valentín Ángel de la Fuente, abogado defensor del acusado de agredir sexualmente a una mujer en Gijón, ha generado polémica por unas declaraciones machistas. El letrado ha aludido a la ropa que llevaba la víctima al juicio, una minifalda, considerando «inverosímil» que la afectada se haya puesto este atuendo «teniendo en cuenta que dice estar a tratamiento». De la Fuente ha ratificado sus palabras cuando se le ha preguntado, remarcando que se trató de un comentario privado a nivel particular a un amigo y comentado que para este tipo de juicios le sorprendió que fuera en minifalda. Y aunque ha reconocido que cada cual puede ir como quiera, ha señalado que a este juicio no le pareció la mejor forma de hacerlo, «más que nada porque hay unos perfiles», ha apostillado. También ha apuntado que, pese a decir que estaba muy afectada por la supuesta agresión, no la vio nerviosa e incluso la vio riéndose antes de entrar.

En el juicio, el joven acusado de agredir sexualmente a una mujer tras supuestamente meterse en su coche y amenazarla con un arma blanca ha asegurado este miércoles que las relaciones fueron consentidas y que no fueron completas, al ir «a medio gas» por estar bajo los efectos del alcohol y las drogas. Así lo ha declarado en la primera sesión del juicio celebrado a puerta cerrada en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Gijón. Su abogado ha señalado que pide la libre absolución para su cliente, al tiempo que se ha mostrado optimista después de esta primera vista oral.

Según su cliente, al ir drogado y bebido -siete copas de whisky con Red Bull--, y debido a la luz roja del semáforo que se reflejaba en el vehículo, confundió el coche de la supuesta víctima con un taxi. Una vez dentro, le pidió que le llevara a Nuevo Roces, haciéndole ver la mujer su error pero aceptando a llevarle hasta allí. Una vez en Nuevo Roces y en un descampado, el hombre aseguró que la mujer le ofreció sexo, a lo que él accedió. Este grabó una conversación posterior con la mujer, que se presentará como prueba este jueves. Versión distinta es la de la acusación particular, al reiterarse la víctima en que el hombre se subió a su coche y bajo amenazas la hizo conducir hasta un descampado donde la agredió sexualmente en dos ocasiones. Ella, para evitar males mayores, se habría ganado la confianza de su supuesto agresor y le habría trasladado hasta donde él le pidió.