«Asturias tiene un potencial brutal de talento técnico, pero necesita aprender a gestionar»

J. C. Gea GIJÓN

GIJÓN

Ruben González Hidalgo, junto al directorio de empresas del Parque Científico y Tecnológico de Gijón
Ruben González Hidalgo, junto al directorio de empresas del Parque Científico y Tecnológico de Gijón

Rubén González Hidalgo, gerente de Impulsa, analiza el momento del Parque Científico y Tecnológico de Gijón y las razones de su crecimiento incluso en los peores años de la crisis

20 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El año 2010 no marca el inicio de la última gran crisis económica de cuyo arranque se cumplen ahora diez años. Pero sí se considera el año en el que empezaron a notarse en toda su extensión sus efectos devastadores; muy en particular, en el empleo. El Parque Científico y Tecnológico de Gijón (PCGT) cerró el ejercicio de ese año con 1.951 empleados; seis años después, la cifra casi se había duplicado. En ese mismo periodo, la facturacion conjunta de las empresas radicadas en su suelo pasó de 974 millones a 1.632 millones de euros; una cifra que supone en torno al 7 por ciento del PIB asturiano, y alrededor de un 30 por ciento del que se genera en el concejo gijonés. Y eso «en el peor de los escenarios posibles». La expresión, y las cifras, son de Rubén González Hidalgo, gerente de Impulsa, la agencia municipal desde la que se gestiona el funcionamiento del PCTG; un espacio empresarial cuyas firmas siguen aportando con cierta frecuencia noticias de expansión y crecimiento en la prensa, como recientemente sucedía con Izertis. Sus estadísticas son la primera respuesta cuando se le pregunta por el buen rumbo que la mayor parte de las empresas del PCTG han mantenido durante la crisis. Pero no dan por sí solas el por qué. «Los números lo muestran por sí solos, pero hay que explicarlos, hacer muchas lecturas», admite González Hidalgo.

-¿Qué muestran y que explican esas cifras?

-Explican cómo están funcionando sectores que se mueven en los circuitos internacionales y basados en activos tecnológicos e industriales- Condiciones peores que estas no las vamos a tener. Bien es cierto que ya no se crece a golpe de empresas del tamaño de Idesa, TSK o Duro Felguera; se crece a golpe de pequeñas empresas digitales que se especializan en un determinado nicho o de ciertas ingenierías. A Izertis la vemos ahora muy grande, pero empezó como muchas, como una pequeña consultora tecnológica. La cuestión es encontrar tu nicho y crecer.

-¿Y cuáles son esos nichos donde ahora mismo es posible encontrar un hueco?

-Aquí se dan dos casos principalmente: esa misma consultora tecnológica o la típica ingeniería metalmecánica electrónica que también busca nicho y que crece, aunque no tanto, caso de Iturcemi o Ingeniacity. Infofuturo es algo nuevo: una empresa de software que opera en el sector salud. En este sector hay muchos hay muchos procesos que realizar por vía digital, y eso da lugar a un bum. Leasier Medical está a caballo de aquí y San Francisco, con una gran visión global, vendiendo dispositivos médicos en Estados Unidos. Todo lo que sea videoingeniería, procesos digitales o atención al cliente a distancia tiene también su sitio.  Y luego hay pequeñas perlas, como Neoalgae, una empresa de cultivo de microalgas que se está centrando no tanto en el cultivo, sino en el refino para sacarle sustancias como omega-3 o fibra para los mercados de alimentación o dermoestética. Pero lo importante es ver todo esto desde el punto de vista en que intentamos verlo nosotros en Impulsa, contextualizarlo. Ahí está la clave de lo que ha pasado y la clave para el futuro.