Una «bicicletada» para transformar Asturias

Gijón anima a los ciudadanos a coger las bicis y desde la Plazuela San Miguel dirigirse a un lugar desconocido para disfrutar de largometrajes multipremiados


Redacción

Con nervios, pero esfuerzo y dedicación, la quinta edición del Ciclo Ciclante de Gijón de 30 Días en Bici abrió sus puertas en el Centro de Arte LABoral. Tras algunos contratiempos técnicos, los asistentes pudieron disfrutar de cuatro cortometrajes cuyos argumentos ruedan en torno a la bicicleta como herramienta de transformación social. Esta sala ya había sido utilizada por el grupo cuando se celebró el Concierto Tour Mallets y ha sido elegida de nuevo por su buen acceso para entrar con las bicicletas.

30 Días en Bici es un proyecto que nace en 2013 y es coordinado por Carlos Rodríguez. El propósito de esta campaña es estimular a los viandantes a que usen de manera frecuente la bicicleta, a modo de movilidad personal. Activa tu energía aparece dentro de este plan con la pretensión de concienciar a la sociedad, sobre todo a los más jóvenes, acerca de la sostenibilidad energética y de la reducción de emisiones conseguidas con cero emisiones. «Se consigue con las pedaladas una energía que es humana, que producimos nosotros mismos, y eso crea satisfacción en las personas», señala Rodríguez. Cada individuo es capaz de manera autónoma de generar la energía suficiente para movilizarse de manera libre y sin dañar a nadie de su alrededor. Es por eso que la misión de este grupo es innovar, dar un paso más allá en la metodología de la concienciación y actuación por la sostenibilidad, así 30 Días en Bici reta a los voluntarios que se quieran unir a utilizar este medio de transporte durante un mes. «No se trata de ser un gurú que tiene la solución sin hacer nada que lo demuestre, sino de insistir sobre las personas. Insistir es la única manera de concienciar», repite.

En las anteriores ediciones se contó con gran participación ciudadana de manera equilibrada: hombres y mujeres en un número equilibrado, desde niños hasta abuelos. «Los fines de semana, como los niños no tienen colegio, salen con sus bicis y junto a sus padres les dejamos que vayan liderando la marcha». A pie, con la bicicleta o simplemente parándose por las calles de Gijón para disfrutar del camino, del viaje. Se produce así un empoderamiento desde los primeros años que es lo que este proyecto pretende conseguir, esa concienciación energética de la que hablan y que desde el juego y lo familiar, «como si de una quedada de amigos se tratase», se puede llegar a lograr.

Cuenta esta campaña con una aplicación para el móvil, Ciclogreen, a través de la que cual se entra en un sorteo de varios premios canjeables si el reto propuesto se cumple: hacer al menos 30 kilómetros a lo largo de abril en las actividades que proponen todos los días en esta aplicación, en horario de por la mañana y por la tarde en Gijón. 

Un comienzo inducido, casi al azar

Un equipo técnico más rudimentario que con el que hoy cuenta 30 días en Bici para el Ciclo Ciclante, fue el que utilizó Cinecicleta: Isabel y Carmelo son dos apasionados del cine y de la bicicleta que tras años de trabajo consiguieron en 2015 irse África desde Madrid con la idea de hacer llegar a los pueblos africanos un cine nómada. Su idea fue partir de Madrid para llegar a Madagascar y ser trashumantes durante dos años. La energía necesaria para proyectar las filmaciones se creaba a través de las pedaladas de los voluntarios que querían ayudar en el desarrollo de la exhibición, donde la mayoría eran niños de los poblados que entusiasmados querían participar. Fue así como Carlos, en un evento biciclista en Málaga, conoció a esta emprendedora pareja con la que compartió opiniones, intereses y sueños. Es a partir de entonces donde la idea de crear algo parecido empieza a fraguarse, «no fuimos los primeros», recalca el coordinador.

Ayer comenzó el ciclo con la exposición de cuatro cortometrajes extranjeros ganadores de varios premios en festivales especializados en «cine ciclista» como son Rueda, cuyo elemento protagonista en las producciones es la bicicleta, y el Festival Internacional de Cinema Ciclista de Barcelona. Colaboran en el desarrollo de este proyecto la librería-café Toma 3, el Festival Internacional de Cine de Gijón, y también el Institut Français d’Espagne, gracias al cual se proyectará la gran obra del francés Jacques Tati, Jour de Fête. Ambas organizaciones están colaborando con Carlos y el resto del equipo para difundir la cultura cinematográfica, permitiéndoles la obtención de unas copias de calidad y en versión original de estos cortos y largometrajes. «Cycologic -expuesta ayer en la sala de LABoral- es uno de los que mejor plasma lo que queremos conseguir». El cortometraje se localiza en Kampala, capital de Uganda, donde el planificador de la ciudad quiere acabar con la contaminación absorbente y crear un carril para bicicletas que descubra una nueva realidad de movilidad.

Instrucciones para subirse a una bicicleta

Los peatones que quieran unirse a esta «bicicletada» verán como atractiva la idea de coger su bicicleta e irse pedaleando a cualquier lugar, y es que todos los miércoles de este mes se partirá desde un punto fijo hacia una localización desconocida, secreta, «un poco como si fuera una rave. Sabes dónde empiezas pero no dónde acabas».

Carlos Rodríguez se queda, entre otros, con el largometraje Brevet que se proyectará el último miércoles del mes de abril, una producción alemana que trata la prueba cicloturista de larga distancia más dura del mundo, París-Brest-París. «Es el largo que trata más el ciclismo en sí, de manera deportiva, pero también se puede apreciar el esfuerzo que conlleva y a la vez la satisfacción que produce el darse cuenta de que fue uno mismo quien llegó a la meta sin causar daños y sintiéndose orgulloso del camino», afirma Carlos Rodríguez.

Los próximos miércoles del mes se partirá a las 19:30 de la mítica Plazuela San Miguel hacia el lugar de exhibición. Sin enchufes y con la energía humana que 30 Días en Bici quiere empujar comienzan las actividades.

Miércoles 11 de abril: Contromano, de Stefano Gabbiani. Duración: 73’ (Italia, 2015)

Miércoles 18 de abril: Jour de Fête, de Jacques Tati. Duración: 86’ (Francia, 1949)

Miércoles 25 de abril: Brevet, de Michael Reis-Mu?ller. Duración: 79’ (Alemania, 2015)

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Una «bicicletada» para transformar Asturias