Piden el cese del director de Empleo por justificar a los Ultra Boys

PSOE, XsP e IU presentarán una moción de urgencia en el pleno de mañana a raíz de unas declaraciones del forista Pelayo Barcia en las que defendió al grupo de seguidores radicales y justificó los sus propios insultos hacia jugadores «por ser de otro equipo»

Pelayo Barcia
Pelayo Barcia

Gijón

Los grupos municipales de la izquierda gijonesa -PSOE, Xixón Sí Puede e IU- han exigido hoy al gobierno municipal de Foro el cese «inmediato» del director de Empleo del Ayuntamiento de Gijón y miembro de la directiva local forista, Pelayo Barcia, por entender que hizo «apología de la violencia» y defendió el comportamiento de los Ultra Boys durante una tertulia radiofónica emitida el pasado viernes por 'La hora roijiblanca' de Onda Peñes. Las tres formaciones han anunciado en rueda de prensa conjunta la presentación de una moción de urgencia que se debatirá en el pleno de mañana, miércoles, a raíz de declaraciones en las que admitió que defiende «mucho a los Ultra Boys» y en las que resta importancia a los insultos racistas o de otro tipo que se producen en un estadio de fútbol. «Yo, cuando insulto a un jugador de otros equipos, no insulto por ser de Sevilla, de Nigeria o de Noruega, insulto por ser de otro equipo», llegó a afirmar Barcia en dicha tertulia, dedicada los viernes al debate entre políticos de las distintas formaciones locales.

Además de Barcial, el programa deportivo dirigido y presentado por Juan Ahúja contaba con la presencia de Amador Álvarez (IU), Francisco Cubiella (ex concejal del PP y ahora en Ciudadanos), Lolo Iñarra (C's) y el edil socialista Monchu García. Se debatía sobre los comportamientos violentos dentro y fuera del campo del Sporting, y en concreto sobre los tres miembros de Ultra Boys condenados a diversas penas por los incidentes en el partido con el Deportivo de la Coruña. En ese contexto, Barcia dijo defender «mucho a Ultra Boys» y que la violencia organizada «no es su filosofía». «Hay que defender el calentón de los piraos» que -agregó el cargo forista- «aprovechan el fútbol para montar jaleo»; generalización que equiparó a las de las críticas hacia«los sindicatos por la quema de contenedores, manifestaciones y demás, el movimiento independentista en Cataluña o los antisistema».

Recordó el incidente en la pasada Comida en la Calle de Avilés para preguntarse y responderse: «¿Qué es, que son todos los que van a la comida de Avilés unos violentos? No. Siempre hay gilipollas en estos temas. Esta gente aprovecha el fútbol para liarla». Y luego arremetió contra el exdirigente de IU Jesús Montes Estrada, Churruca, por los incidentes en una protesta antiisraelí frente al teatro Jovellanos: «Es exactamente lo mismo. Es aprovechar una movilización social, una cosa cultural eatral o un deporte como el fútbol para montar jaleo o montar bronca. Entiendo que hay gente a la que le mola pelearse con la policía con los demás. Si lo encuentran divertido, no me parece bien que lo hagan, pero lo están haciendo». Aunque sostuvo también que «los delitos son individuales», Pelayo Barcia animó «a que se haya investigaciones policiales serias» para identificar a los elementos violentos de los Ultra Boys y admitio que «quizá a Ultra Boys le falta claridad en este tema»

Pero las declaraciones que más han irritado a la oposición municipal de izquierda vinieron minutos después, cuando Barcia defendió los insultos en los estadios de fútbol cuando afirmó: «El tema del racismo en el fútbol me parece hipocresía. En España, en el fútbol no somos racistas, simplemente insultamos a los jugadores rivales. Lo dije aquí más de una vez: cuando insulto a un jugador de otro equipo, de otro país soy un ultra. Yo no insulto por ser de Sevilla o ser de Nigeria o por ser de Noruega. Yo insulto por ser de otro equipo. SI el jugador de Noruega pasa a ser del Sporting pasa a ser el dios. Hay que tener mucho cuidado con lo que pasa en un campo de fútbol; hay que dejar a la gente desahogarse un poco, con lo cual, eso de sanciones a los equipos…». Sus palabras recibieron de inmediato los reproches de otros contertulios por estar «alentando» la violencia a pesar de ostentar una representación pública. «Si no hay esta violencia, va a ser otra, como los de Jarrai», replicó Barcia.

Cese y declaración institucional

Todo ello ha motivado la reacción de PSOE, XsP e IU y la petición de cese del responable municipal de Empleo el mismo día en el que la totalidad de las formaciones municipales estan debatiendo la declaración institucional contra la violencia organizada y en el contexto futbolístico, tras el ataque de un grupo con emblemas neonazis al local de Cimavilla donde se celebraba una fiesta del Unión Club Ceares, que ha originado la detención de cinco miembros de Ultra Boys.

La edil socialista Marina Pineda ha incidido en que en los comentarios de Barcia «en lugar de promover el respeto» lo que hace es «apología de la violencia en el fútbol normalizando conductas y sucesos». «Es inadmisible que un cargo público haga estas manifestaciones», ha destacado antes de apuntar que como cargo público debe «dar ejemplo» y «no normalizar ninguna actuación violenta de ningún tipo».

Por su parte, el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, ha manifestado que Barcia «se ha equivocado gravemente», por lo que le ha pedido que «rectifique» y luego abandone el cargo que ocupa en el Ayuntamiento. Unido a ello, ha exigido que el Ayuntamiento de Gijón debe «empezar a dar un paso más» en relación a los gritos racistas en el estado de El Molinón, que es de titularidad municipal. «Es imprescindible buscar instrumentos para analizar de dónde procede la violencia», ha recalcado.

El portavoz de IU, Aurelio Martín, ha considerado «inadmisible» las declaraciones de Pelayo Barcia en la que comparaba la lucha de los sindicalistas con las conductas agresivas en el fútbol. «La violencia verbal también es violencia», ha dicho al mismo tiempo que ha exigido que el Real Sporting separe a los Ultra Boys de la entidad rojiblanca.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Piden el cese del director de Empleo por justificar a los Ultra Boys