El Pleno pide al Principado que corrija sus mediciones erróneas de contaminación

Las deficiencias fueron detectadas por el Instituto de Salud Carlos III en la Red de Control de Calidad del Aire. Moriyón habla de un problema «serio» de salud y otro de «credibilidad»

Imagen de la nube de contaminación en Gijón tomada por la Coordinadora Ecologista.Imagen de un nube de contaminación en Gijón
Imagen de un nube de contaminación en Gijón
Europa Press
Gijón

La Corporación gijonesa ha aprobado por unanimidad en sesión plenaria una propuesta de IU para instar al Gobierno regional a corregir todas las deficiencias detectadas por parte del Instituto de Salud Carlos III en la Red de Control de la Calidad del Aire del Principado de Asturias, así como la redacción de dos nuevo informes: uno que compruebe si los fallos han sido subsanados y otro sobre la idoneidad de la ubicación de las estaciones de medición en el concejo. En este sentido, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón (Foro), ha recalcado que en la lucha contra la contaminación no solo hay un problema «serio e importante» de salud sino también «de credibilidad», y ha defendido la instalación, por parte del Ayuntamiento, de la estación móvil de El Lauredal por el Ayuntamiento ante la discrepancia entre las mediciones de la red de estaciones del Principado, que registraban una mejora de los incumplimientos anuales en emisión de partículas, y las denuncias de los vecinos de la zona Oeste, que no han percibido esas mejoras. A juicio de la regidora, si la estación de El Lauredal mide tantos días de superación del límite de emisiones más que las otras, es «evidente» que «o no se recoge bien o no es la ubicación adecuada».

«En el ánimo de todos está avanzar», ha añadido Moriyón, que ha instado además, a hablar con los vecinos que «día a día se ven afectados por la contaminación». Unido a ello, ha apuntado que desde el Ayuntamiento «se implementó el servicio de limpieza de Emulsa», pero que resulta «insuficiente». Es por ello, que ha considerado que todos los pasos que se den para que el Instituto Carlos III «diga lo que hay que hacer» es «positivo».

Posible multa de la UE

Sobre esta cuestión, el concejal de Xixón Sí Puede (XsP) David Alonso ha incidido en que la estación del El Lauredal lleva ya registrados más de 77 días de superación de los límites permitidos en ocho meses cuando el máximo es de 35, por lo que ha advertido de una posible multa por parte de la UE. Alonso ha recalcado que es «indecente» que los datos de la estación del Lauredal pone «en solfa» todo lo que se dice cuando se habla del Plan de Calidad del Aire.

El portavoz municipal de IU, Aurelio Martín, de cuyo grupo ha partido la iniciativa, ha incidido en que los planes de calidad del aire de Gijón y Avilés fueron impuestos por UE por superar ciertos parámetros. En todo caso, ha pedido que tenga «suficiente rigor» la medición que se haga de las estaciones. El concejal socialista César González, en cambio, ha dicho no compartir que «se pongan en tela de juicio los datos de las estaciones medidoras».

'ITV' DE EDIFICIOS

Por parte del Gobierno local, el edil de Urbanismo, Fernando Couto (Foro), ha avanzado que se va a realizar una campaña publicitaria informativa en prensa y radio acerca del  informe de evaluación de edificios, que tiene una vigencia de diez años. Ha apuntado, además, que se ha realizado un censo de edificios obligados a pasar esta 'ITV', que se actualizará cada año. El resto de grupos municipales, por su lado, se han mostrado a favor de la iniciativa, aunque en el caso del PP se ha llamado la atención sobre que habrá muchos vecinos que no puedan económicamente afrontar las medidas correctoras que figuren en el informe de la ITV.

En el Pleno, asimismo, ha sido aprobado, por mayoría, una proposición del PSOE para que se elabore un plan de inversiones para la Empresa Municipal de Aguas (EMA) de Gijón. En este punto, todos los grupos municipales han votado a favor, excepto XsP que se ha abstenido.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Pleno pide al Principado que corrija sus mediciones erróneas de contaminación