Moriyón rechaza cesar a Barcia por sus declaraciones de apoyo a los Ultras

El ayuntamiento pide al Sporting «romper cualquier vínculo» con los ultras violentos en una declaración institucional suscrita por todos los partidos

Europa Press
Gijón

«No lo amparamos, no lo defendemos y no lo vamos a justificar». A pesar de estas palabras pronunciadas ayer ante el pleno de la Corporación, la alcaldesa de Gijón, Camen Moriyón anunció que no tiene intención de cesar al director de la Agencia de Empleo municipal, Pelayo Barcia, por «apología de la violencia» por sus polémicas declaraciones dando su apoyo a los Ultra Boys y justificando los insultos al rival en una tertulia radiofónica. Habían propuesto el cese los tres partidos con cuyos votos la propuesta fue aprobada por el plenario: PSOE, Xixón Sí Puede e IU, pero Barcia seguirá en su puesto. Moriyón admitió que la intervención que las declaraciones fueron «muy desafortunadas». Barcia «estuvo absolutamente fuera de lugar, y así se lo hemos transmitido», dijo Moriyón, quien reconocío también que en el comunicado de Barcia tras conocerse la petición de cese hay una condena de la violencia «pero no una rectificación» de sus palabras. Pero la regidora considera que con esta crítica y esta advertencia y la reflexión a la que se insta desde las propias filas de Foro hay suficiente. Y subraya además la «desvinculación total» de Barcia, también miembro de la directiva local de Foro, con grupos ultras.

La propuesta de PSOE, XsP e IU contó con el voto a favor de los grupos proponentes y el rechazo de Foro, PP y Ciudadanos. Este último grupo presentó una enmienda para que en lugar del cese se pidiera solo una rectificación pública, que no fue aceptada. Por parte del portavoz de IU, Aurelio Martín, este ha tildado de «inaceptable» el poner al mismo nivel la violencia en el fútbol con los que lucharon por la Democracia o reivindicaciones sociales o laborales. Barcia aludió en su intervención a «sindicalistas», independentistas y al exdirigente local de IU Jesús Montes Estrada, Churruca. Citó además, algunas declaraciones de Barcia, en las que señalaba que el fútbol no es racista, sino que simplemente insultan al equipo contrario, a lo que insistió en que se insulta por ser de otro equipo y en que hay que dejar a la gente que se desahogue. Y aunque dijon no tener esperanza en que el cese de Barcia se lleva a la práctica, sí espera que sea mucho más cuidadoso a la hora de hablar en público. A su juicio, debería pedir disculpas políticas y que no se vuelva a repetir.

Por parte de XsP, su portavoz, Mario Suárez, incidió que por parte de Barcia no ha habido una rectificación «de ningún tipo», solo una condena de la violencia. Apuntó unido a ello que el problema no es Barcia sino que la ciudad tiene un problema con los violentos, y recalcó  asimismo que en Gijón hay un «grave» problema con los sectores violentos de los Ultra Boys, de los que ha animado a expulsarlos del estadio. A su juicio, no se puede normalizar que al estadio se va a insultar y dejó claro que no tiene «ningún» interés político en esta historia, ya que estuvo intentando «por todos los medios» que hubiera una rectificación.

Por parte, el portavoz socialista, José María Pérez López, consideró un episodio «muy desafortunado» las palabras de Barcia, y más aún que se crea que no tienen consecuencias. Aseguró,  además, que Barcia estaba en esa tertulia radiofónica en representación de Foro, a lo que ha insistido en que le parece «grave» que se quiera restar importancia a eso y que se diga que le falta sentido del humor a la clase política. Ha añadido, además, que lo que está pasando en el fútbol no se puede amparar «de ninguna manera» y menos de un cargo político.

Por parte del portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola dijo que su partido condena todo tipo de violencia, también la verbal, y especialmente si viene de un cargo público. Por ello exigió una rectificación de las palabras de Barcia y ha vinculado su petición de cese más a una intencionalidad política que a la gravedad de los comentarios. Respecto al PP, su portavoz, Pablo González, apuntó que les vale solo con una rectificación y que aclare las intenciones de sus palabras, sin ir más allá. Para él, el cese de Barcia le parece un exceso.

Declaración institucional

En este mismo contexto del debate sobre la violencia ultra en el deporte y a pesar de estas discrepancias políticas, tal como estaba previsto, el Pleno del Ayuntamiento de Gijón aprobó por unanimidad, una Declaración Institucional en la que se condena el ataque por un grupo de encapuchados a un bar de Cimadevilla en el que el Unión Club de Ceares celebraba una fiesta, además de conminar al Sporting de Gijón a romper cualquier vínculo con grupos ultras que alienten la violencia. En concreto, se pide al Sporting de Gijón «que aparte del club y rompa cualquier tipo de vínculo con aquellos grupos ultras que consientan, alienten y no condenen este tipo de hechos violentos, dando cumplimiento a lo establecido en el artículo 3.2.h) de la ley 19/2007 así como en el Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol».

Asimismo, se condena tanto lo sucedido en el bar de Cimadevilla como cualquier tipo de episodio violento o comportamiento que incite a la violencia, al tiempo que el Ayuntamiento se compromete a actuar, en el ámbito de sus competencias, para que este tipo de hechos no vuelvan a suceder. En esta línea, exigirán a otras instituciones y organismos implicados una respuesta "contundente", así como la adopción de medidas para eliminar cualquier ámbito de tolerancia contra comportamientos antidemocráticos y violentos.

Y para dar ejemplo, el Ayuntamiento impedirá la presencia en las instalaciones deportivas municipales de aficionados violentos. También exigirá a los clubes, tanto en sus instalaciones propias como en las cedidas por el Ayuntamiento, que impidan el acceso o la presencia de estos grupos de ultras en los encuentros deportivos, tal y como establece la ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. Unido a ello, en la Declaración, se deja claro la voluntad del Ayuntamiento de «tolerancia cero» ante cualquier hecho violento y ante cualquier comportamiento que genere o incite a la violencia.

A este respecto, se alude a comportamientos violentos, vinculados a grupos ultras del Sporting de Gijón ,y que se vienen dando en los últimos tiempos, y que, según el Pleno, no tienen cabida en la sociedad «y en ningún caso pueden ser obviados ni normalizados», ha apuntado. Entre otros casos, han citado la reciente sentencia contra tres Ultra Boys por agredir a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía hace un año o a que el pasado 24 de marzo la Policía tuvo que proteger a la afición del Rayo Vallecano ante el intento de agresión por parte de miembros vinculados a los Ultra Boys.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Moriyón rechaza cesar a Barcia por sus declaraciones de apoyo a los Ultras