Así quieren que sea Tabacalera los directores de los museos gijoneses

Lucía Peláez concreta los contenidos para el emblemático edificio en debate junto a Ramón Alvargonzález y José Manuel Balbuena mientras que XsP rechaza el uso museístico y pide a Foro que se defina

José Manuel Balbuena, Lucía Peláez, Ramón Alvargonzález y Amadéu Benavente en el Ateneo Obrero de Gijón
José Manuel Balbuena, Lucía Peláez, Ramón Alvargonzález y Amadéu Benavente en el Ateneo Obrero de Gijón

Gijón

Los directores de los museos municipales gijoneses no solo quieren hacer valer para Tabacalera el proyecto de museo sobre la historia de la ciudad aprobado en el último mandato socialista. También tienen muy claro que no será simplemente una ampliación de la Casa Natal de Jovellanos que resuelva sus problemas de falta de espacio para las colecciones municipales, una pinacoteca o un museo estático de la ciudad con una exposición permanente. El núcleo de su propuesta es un discurso museográfico que reconstruiría el relato de todo lo que Gijón ha sido desde su origen romano a partir de una «lectura transversal» de los fondos artísticos y documentales: una «colección histórico-artistica» que vincula la historia de la ciudad a obras de arte, pero también a los ricos fondos relacionados con las artes gráficas e industriales en sintonía con lo cuenta el propio edificio a través de sus restos romanos y el convento del XVII transformado después en fábrica de tabacos. Y todo ello en un modelo de museo que, frente a sus detractores, sea «un espacio de encuentro, cooperación que permita el desarrollo personal y colectivo» y se convierta en un polo de «dinamización social y económica» para el barrio de Cimadevilla y la ciudad, con usos expositivos, de investigación y de divulgación de las colecciones municipales.

Así lo defendió ayer en el Ateneo Obrero la directora del museo Casa Natal de Jovellanos y el museo Nicanor Piñole, Lucía Peláez, en una mesa redonda que se ocupó del futuro del emblemático edificio. Presentada por Amadéu Benavente, contó también con la participación del catedrático gijonés de Geografía y director de la Fundación Alvargonzález Ramón Alvargonzález y del columnista José Manuel Balbuena, en un debate que no fue tal sino una suma de coincidencias entre los participantes en el mismo sentido: la defensa del uso museístico del equipamiento que espera a que Foro presente el Plan de Usos después de haber invertido ya en la consolidación del centro 4 millones de los 19,6 presupuestados inicialmente para el proyecto. El acto consistió más bien en un llamamiento por parte a la sociedad gijonesa para que se movilice en ese sentido.

Irritación en XsP

No serán, desde luego, lo que hagan los participantes en la Plataforma ciudadana que durante los últimos años ha congregado a asociaciones culturales, vecinos y particulares para perfilar un plan de uso completamente distinto que concretó un uso mixto del centro y descartado el plan museístico inicial. En nombre de esa posición, el concejal de Xixón Sí Puede Orlando Fernández pedía ayer al gobierno de Carmen Moriyón que se posicionase en el debate y presentase ya el Plan de Uso en el que -al menos en teoría- se recogen los planes diseñados por la Plataforma. La formación morada, el grupo municipal que más ha defendido el proceso participativo y el rechazo al museo, no disimula su irritación ante el movimiento de los profesionales de la Red Municipal de Museos, que el lunes comparecían en la comisión de Cultura para defender sus posiciones, y salían con la impresión de haber convencido al resto de los grupos. Pero en especial, a XsP le interesa saber si Carmen Moriyón y su equipo siguen suscribiendo el diseño de Tabacalera que presentaban hace un año, y que descartaba el uso museístico e intentaba adaptar algunos de los usos solicitados en el proceso de participación.

Hubo argumentos en el debate de ayer contrarios a esas posiciones; un proyecto que, según Lucía Peláez, podría ser rechazado en las comisiones de patrimonio local y del Principado por contravenir los usos previstos. «Hay elementos patrimoniales intocables que determinan el uso», afirmó la directora de la Casa Natal de Jovellanos, que recordó que en este momento «el único proyecto aprobado es el que implica el uso del museo», y que un nuevo proyecto requeriría nueva tramitación administrativa para volver a pasar por las comisiones de patrimonio. Se añade a ello, según Peláez y los directores de los museos locales, la «singularidad» del edificio reside en que «por sí solo explica la historia de la ciudad». Eso descartaría -insistió- que el proyecto que proponen sea «un simple traslado de fondos ni una pinacoteca». Peláez mencionó exposiciones como Líneas al vuelo, sobre fondos artísticos relacionados con las artes gráficas y exhibida el pasado año, como una muestra del uso que se puede hacer de las colecciones en Tabacalera.

Por su parte, Ramón Alvargonzález defendió la necesidad de un museo de la ciudad como los que tienen «otras ciudades del tamaño de Gijón e incluso menores», y que pemita «conocer de forma cabal, secuenciada y bien presentada» la historia de Gijón. Para el catedrático, Tabacaler supone «una oportunidad de oro» que ofrece en su propio contenedor «elementos básicos para articular una historia de la ciudad» que se convertiría en «el mejor elemento de dinamización del barrio». Otra cosa sería, para Alvargonzález, un «error garrafal», una «dilapidción de caudales públicos» y una ocasión para «hacer el indio y tirar oportunidades por la borda con debates estúpidos».

Finalmente, José Manuel Balbuena situó los procesos de participación a los «tiempos políticos» pero pidió también el uso museístico; un «uso noble, no una cosa cualquiera, mixta e indefinida» para «un edificio que tendría que ser un icono» que debería evitar, a parecer del ponente, «usos estúpidos que no benefician en nada a la ciudad». Balbuena pidió «reflexión» a los políticos y «presión» a la sociedad civil «para recuperar el viejo proyecto» y evitar que se «desvirtúe» el plan de usos.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Así quieren que sea Tabacalera los directores de los museos gijoneses