Polémica por la espuma y el color marrón del Piles

El ayuntamiento asegura que el fenómeno se debe exclusivamente a la «escorrentía propia de las fuertes trombas de agua» y que los análisis confirman el buen estado de la playa

La espuma inquieta a los bañistas en la desembocadura del Piles
Europa Press
Gijón

La espuma y el tinte marrón que presentan durante las últimas horas las aguas de la bahía de San Lorenzo en la desembocadura del Piles y aguas arriba no son síntomas de «nada anormal». Así lo ha asegurado el ayuntamiento de Gijón tras una toma de muestras tomadas por efectivos de Salvamento de la playa y realizados desde el  Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Unidad de Vigilancia Ambiental (UVA). Las pruebas confirman, según las fuentes municipales, que las manchas se deben a «la escorrentía propia de las fuertes trombas de agua» registradas en el Principado, y que han afectado a otras zonas del litoral. Con todo, el fenómeno -y sobre todo, la presencia de abundante espuma- han causado alarma e incomodidad en una playa abarrotada hoy de bañistas, dados los recientes episodios de contaminación por aguas fecales y el cierre de la bahía a los baños en dos ocasiones el pasado mes de junio.

«Se han recibido reportes de otros ríos de Asturias, como el Sella, con ese mismo color marrón propio del arrastre de sedimentos tras las trombas de agua», remarcan desde el consistorio gijonés. Además, desde el equipo de gobierno local inciden en que «en Gijón no se han producido alivios» a causa del incremento de cauda, según confirman los informes de la Empresa Municipal de Aguas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Polémica por la espuma y el color marrón del Piles