64,5 millones para la nueva planta de reciclaje de Serín

Cogersa ha iniciado el expediente de contratación del nuevo proyecto, cuyo plazo de ejecución se ha fijado en 60 meses


Oviedo

La comisión delegada del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa SAU), presidida por el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, ha acordado este martes iniciar el expediente de contratación de la redacción del proyecto, la construcción y la puesta en marcha de una planta de reciclaje de la fracción mezclada de basura (planta de basura bruta), con un presupuesto de licitación de 64.470.429 euros y un plazo de ejecución de 60 meses. Según ha informado el propio Lastra en una rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por el gerente de Cogersa, Santiago Fernández, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, la citada inversión evitará que se envíen al vertedero residuos domésticos y comerciales directamente, sin tratamiento previo.

La planta, que se instalará en Serín (Gijón), permitirá así, cumplir en 2020 el objetivo legal de preparar para el reciclaje al menos el 50% de los desechos, tal y como señala la legislación europea vigente. Supondrá, ha añadido, avanzar en el cumplimiento de los objetivos de reciclaje fijados por la directiva europea de residuos y la Ley 22/2011, de Residuos y Suelos Contaminados, así como por el Plan Estratégico de Residuos del Principado (Perpa) 2017-2024. Estas normas establecen que la cantidad de basura doméstica y comercial destinada a la preparación para la reutilización y el reciclado de las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras, deberá alcanzar, en conjunto y como mínimo, el 50% en peso.

CSR

La valorización material (reciclaje) de la fracción resto de los residuos urbanos e industriales no peligrosos se logrará mediante la combinación de una planta de clasificación y otra de fabricación de combustible sólido recuperado (CSR). La planta de clasificación tendrá capacidad para tratar anualmente 300.000 toneladas de residuos con una humedad media próxima al 40%, que actualmente va directamente al vertedero central de Asturias. Allí se rescatarán de la basura mezclada unas 22.500 toneladas de materiales reciclables como plásticos, metales, maderas, papel, cartón y vidrio cada año.

Además, se recuperarán restos orgánicos que se trasladarán a una nave de maduración para transformarlos en bioestabilizado, un material no acorde a las especificaciones de calidad del Real Decreto 506/2013 sobre productos fertilizantes, pero que puede usarse de base para la fabricación de un compost o mejorador del suelo. Se establece un límite de producción de 39.000 toneladas al año.

Método de separación

En los pliegos de contratación de la nueva planta, Cogersa deja abierta al criterio de la adjudicataria la definición del método de separación de la fracción orgánica, que se podrá hacer mediante tratamiento mecánico-biológico o biológico-mecánico, autoclave o similar. La empresa que gane el contrato deberá diseñar y construir una instalación en la que la parte no aprovechable enviada a vertedero (rechazo) sea inferior al 30%; el bioestabilizado, igual o inferior al 13%, y el aprovechamiento medio de materiales, igual o superior al 7,5% del total procesado.

Por otra parte, en la planta de CSR se introducirán los rechazos (materiales no recuperados) de la planta de clasificación de la basura bruta (unas 90.000 toneladas anuales como mínimo), los residuos industriales no peligrosos mezclados que ahora van al vertedero (unas 50.000 toneladas anuales) y otras 25.000 toneladas de voluminosos. Estas fracciones se irán depurando (se retiran los áridos o los metales) y triturando a lo largo del proceso hasta obtener un combustible que es una mezcla, tipo granza, en la que predominan los plásticos, el papel y las pequeñas maderas, y que cuenta con un bajo nivel de humedad para asegurar un poder calorífico medio-alto.

Valorización

Según sus previsiones, Cogersa podrá llegar a fabricar 133.400 toneladas de combustible de residuos cuyo destino sería preferentemente la valorización química para la fabricación de compuestos orgánicos de uso industrial (fundamentalmente alcoholes) y/o combustibles líquidos de segunda generación; o bien, en su defecto, la valorización energética en instalaciones de generación eléctrica (plantas térmicas) o incineradoras de residuos de otras comunidades autónomas. El consorcio pretende lograr, en la fase de clasificación, el aprovechamiento de unas 30.214 toneladas de plásticos, briks, férricos, papel, vidrio y otros, además de 18.048 toneladas de bioestabilizado. Unas 112.000 toneladas de rechazos serán enviadas al vertedero tras haber recibido un tratamiento previo.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

64,5 millones para la nueva planta de reciclaje de Serín