Así se quiere «humanizar» la atención al paciente en Gijón

La gerencia del área sanitaria V tiene en marcha varios planes y proyectos para que los profesionales sanitarios se pongan realmente en la piel de sus pacientes

Hospital de Cabueñes
Hospital de Cabueñes

Gijón

Maritina tiene 59 años y es auxiliar administrativa, pertenece a una familia de cualquier barrio de Gijón, tiene dos hijos mayores y un nieto. Su marido, tras ser despedido, ha conseguido volver a encontrar trabajo. Maritina abre un día el buzón de su casa y se encuentra una carta del Servicio de Salud del Principado (Sespa) invitándola a participar en el programa de screening de cáncer colorrectal. De entrada, no tiene ni idea de que es eso de screening.

«En el 50% de los casos, va a tirar la carta a la basura», aseguraba ayer la directora de Atención Sanitaria y Salud Pública del Área V, Begoña Martínez, en la presentación que realizaba junto al gerente del área y del Hospital de Cabueñes, Miguel Rodríguez, de todos los planes y proyectos que están en marcha o se van a poner en marcha en Gijón, Carreño y Villaviciosa para «humanizar» la atención al paciente, en el marco de las X Jornadas Nacionales de la Sociedad Española de Directivos de Salud (Sedisa).

Para ello, Rodríguez iba planteando las situaciones que Maritina, una paciente ficticia, se iba encontrando desde que recibía esa carta y aceptaba participar en la campaña, que precisamente se anunciaba esta misma semana y que ha implicado invitar a 86.000 personas de entre 50 y 69 años a realizarse una prueba de detección de sangre en heces. «Ponemos en las personas la posibilidad de tomar una decisión que va a ser sí o no en el 50% de los casos, pero hemos diseñado una campaña de comunicación que desde hoy (por ayer) puede verse en todos los mupis de la ciudad», explicó Martínez, que también dijo que se han programado talleres de expertos y de pacientes.

«Lo que queremos es que los profesionales se pongan en la piel de los pacientes cuando reciben esta carta», insistió Martínez, mientras el gerente de Cabueñes proseguía con la historia de Maritina, que efectivamente fue a hacerse la prueba a su centro de salud. Allí, la enfermera le explicó el programa y le dio el kit. Maritina llevó su muestra y, a los pocos días, recibió una llamada en la que le decían que tenía que ir a ver a su médico, algo que le sorprendió porque le habían explicado que si todo iba bien simplemente se lo dirían por teléfono. «Esto ya le empieza a intranquilizar», relataba Rodríguez.

Por ello, en el área sanitaria V, según indicó la directora de Atención Sanitaria, quieren «humanizar» el trato hacia el paciente. «En el siglo XXI, aparte de la tecnología, la herramienta más poderosa que tenemos, sobre todo los médicos, es la mirada, una mirada firme, que genere confianza, sin esquivar al paciente. Y eso es lo que vamos a intentar», explicó Martínez, mencionando que están en marcha píldoras de formación para que las enfermeras estén formadas específicamente para esta campaña.

A Maritina, siguiendo con su historia, le dicen que tiene que hacerse una colonoscopia y, a pesar de que la enfermera le explica lo que es, «hace lo que todos nuestros pacientes: ir a Google a buscar información porque desconoce muchos aspectos técnicos que le generan ansiedad». Para ello, y teniendo en cuenta que quienes acuden a un hospital pasan mucho tiempo mirando al techo, se van a aprovechar nuevas tecnologías como la realidad virtual para «que la gente, cuando llegue, se encuentre mejor».

A Maritina le diagnostican un cáncer de colon. «Cuando oye la palabra cáncer deja de escuchar y ya no hay nada más en su cabeza», relató Rodríguez, que se preguntó «¿cómo se puede mejorar la comunicación con los pacientes cuando les damos una noticia de este tipo?» «No hay nada más que humanizar y, en el plan de comunicación en el que estamos trabajando, tenemos en cuenta también un plan de confrontabilidad que tenía el Sespa y un decálogo que tiene como puntos más importantes la obsesión por los detalles, mantener el rol y, sobre todo, dar seguridad y confianza», explicó la directora de Atención Sanitaria.

«Eso es lo que estamos trabajando con todos los profesionales, además de otras herramientas para potenciar el factor humano», dijo, reconociendo que a los médicos «no se nos forma en esto» y, por ello, quieren impulsar el trabajo y la comunicación en equipo, alejándose de los tradicionales roles jerárquicos.

La historia de Maritina, que podría ser la de cualquiera de los 86.000 pacientes llamados a participar en la campaña de detección de cáncer de colon, continúa con una intervención quirúrgica y el tratamiento de quimioterapia. En el primer caso, cuando sale del hospital, ha recibido un montón de explicaciones. Para facilitar ese regreso y apoyar a los pacientes en la misma situación, la gerencia del área sanitaria V quiere facilitar herramientas y ponerles en contacto con las más de 150 asociaciones sociosanitarias que existen en Gijón, Villaviciosa y Carreño. Y, respecto a la quimioterapia, reconocieron que se suele llevar a cabo en salas deshumanizadas «cuando tenemos carteles maravillosos y técnicas que podemos utilizar», dijo Martínez, que también explicó que se ha pedido colaboración a la Asociación Española contra el Cáncer.

Incluso, en colaboración con el hospital de Cruz Roja, el personal sanitario de Cabueñes ha tenido la oportunidad de ponerse en la piel de las personas mayores a través de unos simuladores geriátricos. También se está revisando el circuito de reclamaciones de Cabueñes, con la implantación de role play entre profesionales y pacientes. Y, al mismo tiempo, todos los resultados serán medidos para que pasen a formar parte de los datos del proyecto que une a Cabueñes con el International Consortium for Health Outcomes Measurement (ICHOM), el centro de referencia en el análisis de resultados y mediciones en salud. «Necesitamos escuchar las necesidades profundas de los pacientes y transformar junto con ellos el sistema de salud con resultados medibles», consideró el gerente de Cabueñes, que destacó la importancia de recibir al paciente con una sonrisa, como demuestran estudios que se han hecho al respecto en otros centros españoles. O decir lo siento.

Comentarios

Así se quiere «humanizar» la atención al paciente en Gijón