«Es inconcebible que los niños se puedan bañar en un Piles totalmente contaminado»

GIJÓN

José Antonio Madiedo.José Antonio Madiedo
José Antonio Madiedo

«Ni Gijón ni su playa se merecen este castigo», asegura José Antonio Madiedo, exdirector general de Marina Mercante que repasa en esta entrevista los frentes abiertos en el principal arenal de Gijón

24 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Este año la playa de San Lorenzo ha sido protagonista indiscutible y, para enfado e incluso vergüenza de una parte de la ciudadanía, no precisamente por nada bueno. El exdirector general de Marina Mercante José Antonio Madiedo (Gijón, 1945), que recientemente participaba en unas jornadas sobre la playa y la contaminación en la ciudad, repasa en esta entrevista los frentes que el principal arenal de Gijón tiene abiertos en la actualidad. Algunos se arrastran desde hace décadas, otros son más recientes, y todos juntos han convertido al arenal, como bien dice Madiedo, en «un enfermo en estado grave». Para que la enfermedad no avance, considera que urgen soluciones reales.

 -¿Realmente pierde arena la playa de San Lorenzo o simplemente se está yendo de un lado para otro?

-Los episodios registrados en las últimas semanas confirman la pérdida de arena. En las obras de El Musel se enterraron millones de metros cúbicos de arena que antes yacían en el lecho marino, frente a la playa de Gijón. Las alteraciones registradas en la orografía de los fondos de la zona afectada quedan claramente reflejadas en los mapas batimétricos que se han levantado y en la carta náutica que debería haber publicado el Instituto de Historia y Cultura Naval de la Armada Española. Si esos datos se diesen a conocer a la opinión pública, con la claridad y detalle que permiten las tecnologías actuales, se despejarían las dudas sobre la relación entre dragados salvajes y el deslizamiento del arenal.

 -¿Cuál ha sido, en su opinión, el punto de inflexión en este comportamiento tan variable del arenal?

-En las aguas que corresponden a la zona de servicio del puerto de Gijón, se han realizado varios dragados de gran envergadura. A partir de esas intervenciones comenzó el lento deslizamiento de la playa hacia el fondo marino.