Las colas de la Renta Social, «tristes y difícilmente explicables»

La Voz GIJÓN

GIJÓN

Tarjeta de beneficiario de la Renta Social

Xixón Sí Puede interpreta las acumulaciones de demandantes ante las ventanillas como prueba de la «necesidad del programa» y advierte de la «frustración» que la «mala gestión» de Foro está generando

06 nov 2018 . Actualizado a las 18:48 h.

«Este proceso está suponiendo una carrera de las personas con más necesidades para llegar las primeras a las ventanillas del ayuntamiento. Es inaudito e inadmisible hacerle esto a la gente que peor lo está pasando». La reacción de Mario Suárez del Fueyo, portavoz municipal de Xixón Sí Puede (XsP) es el reflejo politico de un malestar que se ha dejado sentir en no pocos de los aspirantes a recibir la llamada Renta Social y las ayudas energéticas que se han concentrado ante las ventanillas municipales. Dos son las razones que han incrementado la ansiedad y la presión ante los demandantes: el establecimiento de un sistema de concesión por orden de llegada y sobre todo la limitación de un presupuesto amputado por la regla de gasto a 500.000 euros.

La tercera convocatoria de esta controvertida línea de ayudas a la adquisición de productos de primera necesidad o al complemento de ingresos para las rentas más bajas estará abierta hasta el 5 de diciembre, pero es previsible que ese monto se haya agotado mucho antes. El máximo de la ayuda por unidad familiar es de 2.500 euros y en esta ocasión se han restringido los artículos disponibles para su adquisición a través de la tarjeta concertada con comercios de la ciudad. Los 1,3 millones de euros que las restricciones del techo presupuestario han obligado a posponer para 2019 con destino a la Renta Social están sujetos a la disponibilidad de presupuesto; una circunstancia que la más que dudosa previsión de acuerdos para sustentar el proyecto presentado por Foro y las incertidumbres añadidas de la fiscalización externa del gasto municipal hacen ver muy lejos a quienes necesitan con urgencia estas ayudas.

XsP interpreta la situación como el derivado de «los recortes y de unas políticas sociales bajo mínimos» y denuncia «una gestión en la que se prima la burocracia en vez de la simplificación de trámites». Pero ante todo, la formación morada cree que las colas «evidencian la necesidad» del programa que se instauró por iniciativa de XsP e IU el pasado año. Todo ello genera, según Mario Suárez del Fueyo, «frustración» ante la certeza de que «hay un dinero finito, en muy escasa cuantía, y no se podrán atender todas las necesidades, nada más las de quien llegue primero»; una situación «triste y difícilmente explicable» para el portavoz del grupo morado.