La campaña #ApagaElCarbón, en el cerro de Santa Catalina

Ocho colectivos asturianos convocan una manifestación en Gijón este sábado, sumándose a la convocatoria nacional que exige el fin de la industria del carbón antes de 2025


Gijon

La plataforma Un Futuro Sin Carbón lanza la campaña #ApagaElCarbón con una veintena de concentraciones en ciudades españolas, entre ellas Gijón, en donde el sábado 1 de diciembre se ha convocado una manifestación que partirá, a las 12 horas, desde el cerro de Santa Catalina, al lado de Elogio del Horizonte, para finalizar en los jardines del Náutico.

Los colectivos convocantes, que se suman a esta campaña que exige el fin de la industria del carbón antes de 2025 en España, son Greenpeace, la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, Ecoloxistes n’Aición d’Asturies, la Plataforma Térmica No de La Pereda, la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA), la Plataforma contra la Contaminación de Xixón, la asociación medioambiental Cirigüeña y la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública de Asturies.

Esta campaña, que tiene lugar en toda Europa, se celebra justo antes de la Cumbre Internacional del Clima (COP24) en Polonia, que debería ser clave para hacer frente al acelerado y creciente cambio climático y más teniendo en cuenta que recientemente se han conocido nuevos datos que confirman que los gases de efecto invernadero alcanzaron nuevos niveles récord en 2017.

Por ello, mediante esta campaña, también se demandará a las empresas que presenten solicitudes para el cierre de sus centrales y dejen de invertir en alargar de forma artificial la industria del carbón, cuyas emisiones son una de las principales causas del cambio climático a nivel mundial, y con la que se pretende concienciar a la ciudadanía del grave problema que la quema de este combustible fósil supone para la salud de las personas y para el medio ambiente.

Según un estudio realizado por la alianza europea Europe Beyond Coal, a la que pertenece Un Futuro Sin Carbón, las empresas del carbón en toda Europa son responsables de hasta 22.000 millones de euros en costes sanitarios. Además, las 91 centrales de carbón que operan actualmente en Europa causan 7.600 muertes prematuras al año, 3.320 nuevos casos de bronquitis crónica y más de 137.000 casos con síntomas de asma en niños.

En el caso de las centrales térmicas de carbón asturianas, ese mismo estudio indica que causan 95 muertes prematuras al año, 75 casos de bronquitis crónica y 3.411 casos con síntomas de asma en niños, además de un coste sanitario de al menos 151 millones de euros y 32.413 días de trabajo perdidos.

En España siguen en funcionamiento 16 centrales térmicas de carbón y dos de ellas, la gijonesa de Aboño y la gallega de As Pontes, entran dentro de las consideradas como las 30 más sucias de Europa. En el caso de la térmica de Gijón, en 2016 generaba 5,54 millones de toneladas de CO2.

Este mismo mes Naciones Unidas alertaba precisamente de que los gases de efecto invernadero y, en particular, las emisiones de CO2, lejos de reducirse, alcanzaban en 2017 un nuevo récord. Así, las concentraciones promedio mundiales de CO2 alcanzaron 405,5 partes por millón (PPM) en 2017 frente a las 403,3 ppm de 2016, niveles que la última vez que la Tierra experimentó fue hace 3 y 5 millones de años, cuando la temperatura era entre dos y tres grados más cálida y el nivel del mar era de 10 a 20 metros más alto que en la actualidad. Los científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático alertaban en octubre de que los gobiernos deberían adoptar medidas drásticas para que el calentamiento global del planeta, que ahora se establece en aproximadamente un grado, no supere los 1,5 grados con respecto a los niveles preindustriales.

El próximo martes, 4 de diciembre, se volverá a proyectar el documental El lado oscuro del carbón, a las 19 horas, en el Ateneo de La Calzada, coincidiendo con el encuentro mensual de la Plataforma contra la Contaminación de Xixón.

Comentarios

La campaña #ApagaElCarbón, en el cerro de Santa Catalina