El presidente de la comisión «Enredadera» revela a última hora que se reunió con «El Patatero»

La Voz GIJÓN

GIJÓN

Esteban Aparicio, junto a Carmen Moriyón
Esteban Aparicio, junto a Carmen Moriyón

El concejal de Seguridad Ciudadana dijo en la última de las sesiones haber olvidado su contacto con el presunto cabecilla de la trama, que ofreció material informático al ayuntamiento

30 nov 2018 . Actualizado a las 09:01 h.

La comisión especial sobre el 'caso Enredadera' cerró ayer sus sesiones con una revelación inesperada. El único miembro del Gobierno local que ha asistido a todas las sesiones sobre el caso de presunto tráfico de influencias para obtener contrataciones en varios municipios españoles -el concejal de Seguridad Ciudadana de Gijón y presidente de la comisión, Esteban Aparicio- reveló después de tres meses y medio de reuniones que mantuvo un encuentro con el empresario Ángel Luis García, 'El Patatero', considerado cabecilla de la trama. En la misma sesión en la que comparecieron cuatro de sus compañeros en el equipo de Gobierno, incluyendo la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, Aparicio sorprendió a los grupos con la declaración de que llegó a conceder una reunión al empresario leonés, interesado en ofrecer al ayuntamiento la venta de materiales informáticos, unas tablets que el edil descartó por no ajustarse -dijo- a las características requeridas. La justificación sobre su silencio hasta este momento: el olvido. Aparicio asegura que no recoraba haberse reunido con García, y que solo lo descubrió al repasar su agenda. Según relató, 'El Patatero' se puso en contacto telefónico de forma insistente con la secretaria de la concejalía para concertar la reunión que acabó sin trato.

La intempestiva declaración de Aparicio no fue la única causa del descontento de los grupos de la oposición al final del turno de comparecencias en el que desfilaron también el vicealcalde, Fernando Couto; la concejala de Hacienda, Ana Braña y la de Servicios Sociales, Eva Illán. Esta última fue interrogada sobre las condiciones en que se licitó un contrato para la gestión de la Ayuda a Domicilio a Aralia -empresa vinculada a la trama a través del empresario José Luis Ulibarri- y sobre los motivos que llevaron a la retirada de ofertas rivales. Según Illán, no fue por la alteración de las condiciones económicas de la convocatoria, sino por falta de aportación de datos de las otras concurrentes. Respecto al modo en que la trama consiguió el contacto telefónico del responsable económico municipal, Ana Braña dijo desconocer por qué vía había sido obtenido.

La alcaldesa, por su parte, negó todo conocimiento de la trama, pero la oposición señaló las contradicciones existentes entre su relato -según el cual tuvo noticia de que Aralia estaba vinculada a Ulibarri en una protesta de las trabajadoras durante el pleno- y la declaración de la edil de Servicios Sociales, que aseguró haber advertido personalmente a Moriyón antes de esa protesta.