«Estos días que está tan frío bañarse en la playa es casi como meterse en el edredón»

GIJÓN

El grupo de bañistas al que pertenece Elena Mosquera (segunda por la izquierda), tras uno de sus chapuzones a primera hora del día, hace unas semanas
El grupo de bañistas al que pertenece Elena Mosquera (segunda por la izquierda), tras uno de sus chapuzones a primera hora del día, hace unas semanas

Fuera puede llegar a hacer tres grados y, dentro del agua, 12 o 13 grados. «Estás cuatro, cinco, seis minutos y se sale como nuevo», asegura Elena Mosquera, que tiene 81 años y se baña todos los días a las 8.30 horas en San Lorenzo

14 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Los beneficios de bañarse en aguas frías se conocen desde que el médico griego Hipócrates los recomendaba en el siglo III antes de Cristo. Llevarlo a la práctica en el mar, todos los días del año incluidos los del invierno, ya es otro cantar al que no todo el mundo está dispuesto por muy beneficioso que sea para la salud. Elena Mosquera es una de esas personas que se bañan a diario en la playa de San Lorenzo de Gijón.

Tiene 81 años y es la mayor de un grupo de bañistas que quedan en la rampa de la escalera 2 para pegarse un baño a las 8.30 horas. Todos los días del año. Aunque haya olas de frío de por medio como la de este comienzo de año, en la que los termómetros bajan a tres grados a primera hora del día.

«Estos días estamos yendo menos, entre seis o siete. A veces vamos más, otras veces somos menos. Es un grupo muy libre y, como tenemos un chat, vamos diciendo quién va o quién no», explica Mosquera, que acude a bañarse a diario a San Lorenzo desde que se jubiló. «Soy una loca del mar desde siempre y, cuando me jubilé, aprovechaba cualquier momento de sol en verano para ir a la playa», recuerda, explicando que pronto dejó de estar tan pendiente del tiempo para centrarse en disfrutar del baño en el mar.