«Queda mucho felpeyu que habrá que seguir poniendo en solfa»

Feli Soria, directora de la oficina municipal de Políticas de Igualdad da un repaso al estado de la cuestión igualitaria el día de una nueva concentración feminista en Asturias

Feli Soria, en su despacho de la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón
Feli Soria, en su despacho de la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón

Gijón

Nombre: Feli Soria Caro

Edad: 59 años

Lugar de nacimiento: Avilés

Ocupación: Directora de la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón

-¿Algún motivo en particular para dar los buenos días?

Siempre hay motivos, pero en mi caso y tal como está el tema todo lo que tiene que ver con la conquista de los derechos de las mujeres.

-¿A qué hora se ha levantado?

-A las 6:30 de la mañana, como todos los días laborales.

-¿Con qué pie?

-No soy supersticiosa, con el izquierdo porque duermo en ese lado de la cama.

-¿Qué ha desayunado?

-Como cada mañana un café para despertar.

-¿Y con qué noticia, buena o mala, se ha desayunado?

-Una muy mala noticia, otra mujer asesinada por su pareja cuando llevaba tres meses separada. Nos recuerda que algunos hombres siguen pensando aquello de «la maté porque era mía».

-¿Su primera alegría de hoy?

-Que las asociaciones del Consejo de Mujeres de Gijón, levantan la voz y convocan una concentración hoy martes a las 19:00 en la Plaza Mayor, en apoyo a las feministas andaluzas, con motivo de la toma de posesión del nuevo Gobierno andaluz y en defensa de los derechos conquistados en contra de la violencia machista.

-¿Su primer cabreo?

-Es cabreo, es dolor, es rabia e impotencia de ver como nuevamente una mujer que  tiene  mucho que vivir ese asesinada por la violencia machista.

-Imagínese que se levanta alcaldesa, ¿qué deberes se pondría para hoy?

-Hay mucha gente que lo está pasando muy mal, teniendo que elegir entre comer o pagar el alquiler, por ello pienso que es prioritario atender las necesidades sociales de la población más vulnerable, así como mejorar la empleabilidad de las  mujeres y  jóvenes, poniendo en marcha políticas activas para e incentivar la vuelta de la población joven que ha tenido que emigrar… Hay muchos temas de calado que requieren de otras administraciones, y medidas a medio o largo plazo como la contaminación, envejecimiento de la población, bajada de la natalidad

-¿Cuánto tiene Gijón de Gigia? ¿Cuánto pesa el género femenino en esta ciudad?

-Gijón es Gigia, el 52% de la población está formada por mujeres, herederas de  mujeres empoderadas, que han tenido un protagonismo histórico en  las asociaciones de mujeres, en los barrios, en las fábricas, en la política, en la calle… Gijón ha sido y es un referente en la lucha por la conquista de los derechos de las mujeres, con un fuerte movimiento feminista.

-¿Queda más cerca Gijón de la igualdad de lo que lo están otras ciudades?

-Desde la ocupación de las calles el 8 de marzo del 2018, se ha hecho visible la fuerza de las mujeres en la defensa de sus derechos, en todas las ciudades del Estado, en Gijón se encuentra con mucho hecho, precisamente por la fuerza del movimiento feminista, revitalizado por la incorporación de las mujeres jóvenes.

-¿Hay muros más altos que el de San Lorenzo para que la igualdad llegue del todo?

-Evidentemente hay muros más altos que el de San Lorenzo, diferentes organizaciones internacionales cifran la consecución de la igualdad real entre mujeres y hombre para dentro de 100 o 200 años, si bien es necesario reconocer que se avanza en materia de derechos, los logros en materia de igualdad son muy lentos, y los nuevos rumbos de la política ponen en cuestión derechos conquistados y consolidados, por lo que hay que estar siempre vigilante para seguir avanzando y evitar la perdida de derechos.

-¿Cuál es el que más urge derribar ahora mismo?

-Si partimos de que vivimos en una sociedad machista, y que se educa a niños y niñas en la perpetuación del patriarcado, es necesario desmontar este sistema desde la base, con un plan de acción desde la enseñanza, en un eje transversal que afecte a todas las asignaturas y que implique la formación de todo el profesorado.

-Dicho en clave 'Comadre', ¿queda en Gijón mucho felpeyu?

-Desgraciadamente queda mucho felpeyu, que habrá que seguir poniendo en solfa para desmontarlo.

-Si tuviese que poner una mujer sobre la peana que ocupa el Pelayo de la plaza del Marqués, ¿a quién pondría?

-Pondría a una mujer de las que dan identidad  a esta ciudad, puede ser una mujer anónima que nos represente a todas, pescadera, redera, cigarrera, pero también una mujer culta como Rosario de Acuña o un icono como Xosefa de Xovellanos.

-Cuando mira usted la bahía de San Lorenzo, ¿ve «el mar» o «la mar»?

-Veo la mar. claro.

-¿Y un poco más al este, cuando mira hacia la casa de Rosario de Acuña?

-Veo un icono, una maestra, un ejemplo a seguir, una mujer que ha dejado una gran impronta en esta ciudad, una mujer de nuestro tiempo.

-¿Dónde le gusta perderse en la ciudad?

-Me encantan el muelle y Cimadevilla.

-Envíeme una postal del Gijón del futuro.

-Me gustaría pensar en un Gijón de pleno empleo, donde hombres y mujeres tengan el mismo protagonismo social y político, una ciudad multicultural, una ciudad joven, lugar de oportunidades que atraiga talento. Me temo que esto está muy lejos de ocurrir.

-¿A qué le gustaría que le dijese adiós para siempre la 'Lloca del Rinconín'?

-A la intolerancia…

-¿Qué es lo mejor que se puede comer y beber en esta ciudad?

-Creo que en Gijón se come como en pocos sitios, y que no falte la sidra.

-¿Qué le falta a esta ciudad para ser perfecta?

-Empleo para tantos jóvenes que tienen que abandonar sus raíces.

-¿Y qué le sobra?

-Contaminación.

-¿A quién mandaría a ver la ballena?

-A mucho machirulo que está en lo público y en lo privado.

-¿A quién invitamos a unos culines con dos docenas de oricios para acabar el día?

-A un buen grupo de amigos y amigas.

-¿Qué les va a desear hoy a sus paisanos y paisanas antes de echarse a dormir?

-Que asuman responsabilidades para construir una ciudad más justa y más igualitaria.

Comentarios

«Queda mucho felpeyu que habrá que seguir poniendo en solfa»