Estas son las ideas para mantener vivo el comercio local (y la ciudad)

J. C. G. GIJÓN

GIJÓN

Calle de La Merced
Calle de La Merced

Una mesa redonda con propuestas para el sector abre «Gijón a debate», un nuevo foro ciudadano impulsado por la Sociedad Cultural Gijonesa, la Unión de Comerciantes y la Federación de Asociaciones de Vecinos

09 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«¿Queréis barrios vivos? No os encerréis en casa a comprar con Amazon». «No compréis en el pequeño comercio porque dé pena: comprad porque tenemos valores que compartir». Parecen eslóganes. Valdrían como tales. Pero no lo son. Se trata de dos de las reflexiones -quizá las más concentradas, pero no necesariamente las más contundentes- entre las muchas que compartieron el pasado jueves en la galería Cornión la gerente de la Unión de Comerciantes, Carmen Moreno, y el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Adrián Arias, con el público asistente a la primera sesión de una nueva iniciativa ciudadana impulsada por la Sociedad Cultural Gijonesa, la entidad vecinal y la propia Unión de Comerciantes. La supervivencia del pequeño comercio local, su importancia en la trama de la ciudad, la dependencia mutua de uno y otra y las posibles recetas para aumentar esa simbiosis se convirtieron en el asunto del primer acto de 'Gijón a debate',  un foro ciudadano abierto que busca -según el presidente de la Cultural, Pedro Roldán- ofrecer una «brújula», un vivero de análisis, ideas y soluciones «desde la autonomía y la pluralidad» para los problemas de una ciudad que «se está quedando sin modelo, si es que ha tenido uno claro en los últimos años», en palabras de Adrián Arias.

Pocos de esos problemas son más cruciales que el de un sector que, aún bajo las profundas secuelas de una crisis económica, intenta salir adelante en el fuego cruzado de la competencia no solo con las grandes superficies sino también con las plataformas de venta on-line, la disparatada inflación del precio de los alquileres en el centro de las ciudades, la apertura sin control de establecimientos que no crean tejido económico ni ciudadano o la falta de formación y de herramientas de los pequeños comerciantes para sumarse al uso mercantil de las nuevas tecnologías. Fueron algunos de los problemas enumerados por Moreno y Arias en un debate moderado por Gemma Ares, en el que también participó el periodista de La Voz de Asturias Juan Carlos Gea.

Todos ellos coincidieron en que en ese complicado panorama no solo están en juego los intereses privados de los comercios, sino también un determinado modelo de ciudad y de relaciones económicas y sociales, porque, como resumió Carmen Moreno, «todos estamos convencidos de que no hay ciudad viva sin el comercio», que aporta «seguridad, luz, vida y convivencia», pero también sostenibilidad y estímulos para una «economía abierta». O que -en relación a situaciones más candentes del día a día local- explica una parte de lo que está sucediendo en las zonas de La Calzada martilleadas por los robos a pequeños comercios. «Lo que está sucediendo en La Calzada es un ejemplo de lo que no debemos construir como modelo de ciudad; barrios donde no hay la vertebración comercial que se necesita» y que permite salir de la tienda con la recaudación del día «sin riesgo de que te asalten» porque la zona sigue viva, según defendió Adrián Arias. «Hay quien cree que con pone policías en todas las esquinas de la ciudad, el problema se soluciona. Creo que se equivoca», añadió.