«A mi padre octogenario le dieron el alta con fiebre a las tres y media de la mañana, con lluvia y cinco grados en la calle»

E. G. B. GIJON

GIJÓN

Hospital de Cabueñes
Hospital de Cabueñes

Un gijonés relata el vía crucis de su padre de 83 años el pasado enero al ser remitido a Urgencias de Cabueñes , en donde fue atendido por «una médica MIR» que le dispensó «un trato inhumano e imprudente»

18 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Mi padre es un bisabuelo de casi 84 años que ha dedicado su vida a trabajar duramente para sacar adelante a su familia». Así comienza el gijonés Javier Blanco el relato del «trato inhumano e imprudente» dispensado por «una médica MIR» a su padre en el servicio de urgencias del hospital de Cabueñes.

«Mi octogenario padre se ha dado de bruces con la dura realidad de lo que hoy representan nuestros mayores para algunos jóvenes médicos», prosigue, explicando que los hechos tuvieron lugar el pasado 23 de enero, cuando su padre fue remitido en ambulancia por el médico de su centro de salud con carácter de urgencia a Cabueñes al padecer fiebre elevada, dificultad respiratoria, dolor en el pecho, además de temblores y escalofríos, «síntomas agravados por el asma de origen profesional que padece».

Blanco explica que, apenas dos horas después de ser ingresado, a las 3.30 horas de la madrugada, «la médica MIR responsable de su diagnóstico y atención le dio el alta y le mandó a la calle con 38 grados de fiebre, acusado malestar general y con un tiempo terrible: 5 grados de temperatura y una intensa lluvia». Esa noche, de fuertes precipitaciones, «no existía saturación en urgencias, pues había camas disponibles».