Encaran (y ahuyentan) a un atracador armado con un revólver en sendas gasolineras

La firme resistencia de los empleados de los dos establecimientos puso en fuga al delincuente, que intentó los los delitos en menos de media hora en Contrueces y la avenida de la Constitución

El revólver empleado por el atracador de las dos gasolineras
El revólver empleado por el atracador de las dos gasolineras Policía Nacional

Entró en la gasolinera, exigió el dinero empuñando un revólver, pero no consiguió más que resistencia y golpes. Y no una, sino dos veces en poco más de media hora, para acabar finalmente detenido y provocando, además, la detención de una segunda persona, acusada de tenencia ilícita de armas. Sucedió en sendas gasolineras de Gijón -una en el barrio de Contrueces, otra en la avenida de la Constitución- en la tarde del pasado 20 de enero

Según el informe policial, el atacador -un hombre de 53 años- entró en la primera de las dos gasolineras y pidió 100 euros al empleado a cara descubierta. Cuando éste se negó, cambió el tono y adoptó una actitud intimidatoria: se cubrió el rostro con un gorro y  mostró un arma de fuego que llevaba en la cintura, mientras exigía que se diera la cantidad solicitada. El empleado reaccionó empujando al asaltante y golpeándole las manos con un palo,  lo que hizo que éste sacara el revólver y lo esgrimiera contra su víctima, exigiendo de forma más contundente el dinero de la caja. En ese momento, la víctima pulsó la alarma de atraco, y el atracador puso pies en polvorosa, sin ser localizado por las batidas que de inmediato desplegó la Policía Nacional por la zona.

Sin embargo, lejos de dejar que pasase el temporal, el atracador decidió repetir intento menos de media hora después, esta vez en la gasolinera de la avenida de la Constitución. Sucedió más o menos lo mismo, y la resistencia firme del empleado a la intimidación con el revólver frustró por segunda vez el atraco.

Salvo que esta vez las batidas sí dieron con el delincuente, escondido a pocos metros entre dos coches. Los  efectivos del Grupo de Atención al Ciudadano de la Comisaría de Gijón, adoptando  las medidas de seguridad pertinentes ante un individuo armado, procedieron a la inmovilización de esta persona y a su cacheo preventivo, interviniéndole el revólver empleado en sus acciones delictivas. 

De la investigación posterior se hizo cargo la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada de la Policía Judicial cuyos investigadores llevaron a cabo un registro en el domicilio del arrestado en el que encontraron numerosa munición del calibre del revólver incautado, que resultó ser una arma auténtica que estaba cargada en el momento de los asaltos.  Al detenido le constaban varias reseñas policiales por otros delitos violentos, malos tratos, lesiones, atentados a agente de la autoridad. El Juez de Instrucción de Guardia decretó su ingreso provisional en el Centro Penitenciario de Asturias.

La operación no acabó ahí, ya que se prosiguó con las pesquisas para averiguar las procedencias del arma y de la munición incautadas. A pesar de las pocas explicaciones del detenido al respecto, tras un mes de trabajos se pudo averiguar   la identidad de la persona que le facilitó el revólver: un vecino de Contrueces de 40 años arrestado el pasado día 20 de febrero como presunto autor de un delito de tenencia ilícita de armas y municiones. También tenía antecedentes policiales por malos tratos y desórdenes públicos.

Ya en comisaría, afirmó haber encontrado el arma entre las rocas en el espigón de Poniente y habérsela dado a un amigo al no saber qué hacer con ella, versión que carece de credibilidad para los integrantes de la UDEV  que  continúan investigando con el apoyo de agentes de la Brigada de Policía Científica para rastrear la operatividad del arma y comprobar  si pudo ser utilizada en la comisión de otras acciones delictivas.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Encaran (y ahuyentan) a un atracador armado con un revólver en sendas gasolineras