Como un tronco al volante (y otros 8 incidentes de tráfico por alcohol y drogas en tres días)

Colisiones con vehículos, árboles y semáforos, persecuciones y semáforos pasados en rojo en un movido parte policial de fin de semana en Gijón, incluyendo la agresión a un agente por un peatón rebelde

Imagen de archivo de un control de alcoholemia
Imagen de archivo de un control de alcoholemia

Gijón

No solo el revuelo por la megaoposición del domingo alteró este fin de semana el tráfico en Gijón. El parte de la Policía Local desde el pasado viernes hasta el domingo recoge una larga serie de incidencias -colisiones con vehículos, semáforos y árboles, persecuciones policiales, conductoras dormidas al volante, semáforos sobrepasados en rojo- con un denominador común: la tasa de alcohol de los conductores, que en alguno de los sucesos multiplicaba por seis el máximo permitido, o la presencia de drogas en su organismo. En total fueron nueve denuncias, más la interpuesta contra un peatón de 61 años empeñado en cruzar la calzada desoyendo las indicaciones de un agente, que acabó en una agresión contra el policía, que tuvo que ser atendido por varias lesiones.

El más llamativo, por lo insólito más que por sus consecuencias, que podrían haber sido mucho peores, fue el de una conductora de 20 años que se quedó profundamente dormida al volante cuado conducía por la calle Velázquez a primera hora del día 10. Según testigos presenciales tras un brusco frenazo frente a un semáforo, cayó al volante en un sueño tan profundo que los agentes que acudieron al lugar no fueron capaces de despertarla. Cuando finalmente salió del sueño, fue detenida por el presunto delito contra la seguridad vial al dar positivo en el control de alcoholemia.

Otro conductor de 39 años, este cuadruplicando la tasa de alcoholemia, fue detenido el día 9 al borde de la medianoche después de chocar contra un árbol y alcanzar después a una moto, aunque sin causar daños a su conductor, en el entronque de Mariano Pola y Padre Montero.

Un tercer conductor fue detenido pasadas las 7 de la mañana del día 10 después de circular tocando el claxon y a gran velocidad por la avenida de Galicia. Cuando un vehículo de la Policía Local intentó interceptarlo, emprendió una veloz y peligrosa huida que concluyó en la calle Ceriñola después de que el vehículo casi atropellase a un peatón y chocase con un árbol, primero, y finalmente un semáforo. El conductora, también de 39 años, prosiguió con la huida a la carrera, pero fue alcanzado por los agentes. Circulaba sin puntos en su Permiso de Conducción y con una elevada tasa de alcohol.

El mismo día 10, otra conductora de 42 años era detenida en la calle Sierra del Sueve después de saltarse un semáforo rojo justo delante de un vehículo policial. Sobrepasaba en casi seis veces la tasa máxima permitida de alcohol.

Pero el incidente más violento relacionado con el tráfico concluyó con una denuncia de atentado contra un agente. Sucedió a las 21.15 horas del viernes día 8, cuando  un peatón de 61 años hiciese caso omiso a las indicaciones del policía, que se encontraba regulando el tráfico en la calle El Carmen y se empeñase en cruzar la calzada a pesar de las advertencias del agente. Cuando este le requirió para identificarse, intentó huir del lugar, llegando a agredir al policía, que resultó con lesiones en un dedo y en la clavícula.

Además de todos estos, la Policía Local de Gijón, denunció en este caso en vía administrativa, a otros cinco conductores, tres de ellos por alcoholemia y dos por conducir con drogas en su organismo.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Como un tronco al volante (y otros 8 incidentes de tráfico por alcohol y drogas en tres días)