El conflicto de Protección Civil llega en carne viva al final de la era Moriyón

La decisión de Foro de solicitar una modificación presupuestaria de 150.000 euros para el servicio en el último pleno reabre la polémica que ha atravesado los dos mandatos foristas

Voluntarios de Protección Civil en Gijón
Voluntarios de Protección Civil en Gijón

Gijón

Uno de los conflictos más longevos de los dos mandatos de Foro al frente de la alcaldía de Gijón -el que el equipo de Gobierno ha sostenido con el voluntariado local de Protección Civil- llega enconado hasta el último pleno de la era Moriyón. La propuesta, anunciada en la última comisión de Hacienda, de una modificación presupuestaria de 150.000 euros para la adquisición de material móvil -un todoterreno y dos furgonetas- y equipos de comunicación para el servicio ha vuelto ha prender la mecha de las discrepancias entre Foro, los anteriores responsables de Protección Civil y la oposición local; una controversia que tuvo su punto álgido en el cese del anterior responsable, Bernardo Canga, la rescisión del convenio con la Asociación Voluntarios Auxiliares de Emergencias y Medio Ambiente (Vaema), también presidida por Canga y la municipalización del servicio, decisiones que en algunos casos han acabado en los tribunales.

Los choques se iniciaron casi en el arranque mismo de la etapa forista con quejas por parte de los voluntarios, que denunciaban inejecuciones presupuestarias e incumplimientos de pagos conforme a los convenios suscritos con el Ayuntamiento: algunos de los gastos correspondían a la Agrupación Municipal de Voluntarios y otros a Vaema. Entre los primeros se citaban compras de vestuario, comunicaciones, vehículos, comidas o desplazamientos, mientras que Vaema reclamaba que se abonasen alquileres de transportes, revisiones de ITV o abonos de «viñetas», combustible o cursos de formación que, según recuerdan fuentes cercanas a Protección Civil, «aún siguen pendientes de pago», después de haber llegado a los tribunales.

El asunto se encona

Las quejas se prolongaron hasta el segundo mandato, y es en 2017 cuando el asunto se cronifica definitivamente: los voluntarios rechazan finalmente el convenio de ese año y reclaman el abono de gastos pendientes de anualidades anteriores, aduciendo incluso que los han pagado de su propio bolsillo. La concejalía de Seguridad Ciudadana asume entonces el pago de algunos de esos gastos entre denuncias de presunta prevaricación por parte de los voluntarios, que además deciden hace entrega de todo su material al ayuntamiento en presencia de un notario. La situación se precipita: basándose en informes de Policía Local, Bomberos e Intervención, Foro decide cesar a Bernardo Canga como jefe honorario de los voluntarios después de 23 años al frente de Protección Civil, nombra al bombero jubilado Valentín Cuesta como su sucesor y municipaliza en definitiva el voluntariado aduciendo que no funcionaba «correctamente», sobre todo en cuanto a la subordinación a Policía Local y Bomberos; que existían gastos no justificados y que el convenio por valor de 113.000 euros anuales había expirado en 2016, aunque asumía la deuda pendiente de algo más de 20.000 euros.

El ahorro presupuestario. una de las señas de la gestión de Foro, fue otro de los argumentos que se manejaron para justificar estas medidas. «Desprecio» y «humillación» fueron algunas de las palabras empleadas por los voluntarios que -advirtieron- «los cien vamos a una» mientras los grupos políticos instaban a mantener la relacíon con Vaema.

Comisiones y tribunales

El asunto había entrado de lleno en el debate político. Se discutió en comisiones y plenos -incluso contó fugazmente con su propia comisión, que solo llegaría a celebrar una sesión-, y entró también en los juzgados a través de demandas y querellas, alguna de ellas ya archivada. Se reclamaban los pagos adeudados, se acusaba de falsedad a la Alcaldesa y al concejal de Seguridad, Esteban Aparicio, así como a los jefes de Policía Local y Bomberos y el asunto ha ido coleando a lo largo de todos estos episodios hasta los últimos compases del doble mandato forista. Los 150.000 euros que Foro ha propuesto invertir en Protección Civil en el último suspiro del segundo de ellos han irritado a los críticos contra la gestión municipal. Esgrimen que la modificación propuesta in extremis por Foro contradice el argumento de ahorro que se invocó en su día para municipalizar el voluntariado, que los vehículos en este caso serán comprados -no alquilados-, que su mantenimiento generará elevados gastos y que no poco del material que se pretende adquirir es similar al que en su día los voluntarios entregaron al Ayuntamiento.

Y de fondo, persisten las críticas por el excesivo gasto  -«100.000 euros anuales para 30 voluntarios», precisan fuentes del entorno  disconforme con la actual gestión-, por la disminución de cursos de formación y el encarecimiento de los que se han impartido desde Cruz Roja y Transinsa, las horas extras, además de las reclamaciones de deudas que superan los 20.000 euros por gastos realizados en la etapa anterior.

Dos episodios polémicos para rematar este rosario de desencuentros: uno, la denuncia de los voluntarios que participaron en una charanga-protesta contra Moriyón y Aparicio contra unos policías de paisano que intentaron retirarlos del desfile de Antroxu en 2017; y otro, más reciente, que se desencadenó cuando el concejal Esteban Aparicio sugirió la posiblidad de ampliar el número de voluntarios para cubrir la falta de policías locales. La idea fue aparcada ante la reacción nada entusiasta de todas las partes concernidas.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El conflicto de Protección Civil llega en carne viva al final de la era Moriyón