El taxi debutó en Gijón salvando una vida; ¿ha salvado también la tuya?

Las centrales gijonesas invitan a los usuarios que narren sus historias sobre taxistas que les sirvieron en una urgencia vital y les invitan a participar en una encuesta para mejorar el servicio

Anselmo Alonso Fonseca, junto a su Vignot Deguingaud
Anselmo Alonso Fonseca, junto a su Vignot Deguingaud

Gijón

El 25 de febrero de 1913 dos historias memorables se cruzaron en Gijón. Una de ellas para recordar en la historia menuda el día en el que la ciudad estrenó un nuevo y revolucionario medio de transporte: el primero de los taxis a motor, dispuesto a prestar servicios con su orgulloso propietario, don Anselmo Alonso Fonseca, al volante. La otra historia forma parte en grandes titulares del relato de la crónica negra de la ciudad. Esa misma tarde, a las 18,10, la voladura de una de las laderas próximas al puerto para las obras de la Estación Náutica se llevaba por delante la vida de 19 personas. El punto en el que ambas historias se cruzan es la Estación del Norte. Allí se encontró Anselmo Alonso con que ya había llegado a Gijón el Vinot Deguingaud con el que iba a ganarse la vida; allí decidió bajarse para recoger su flamante automóvil del tranvía en el que se dirigía, como tantos otros gijoneses, a contemplar la fatídica voladura. El primer taxista de Gijón pudo así seguir con la vida a la que había venido en Pola de Siero en 1884 y con su trabajo al volante, esta vez por cuenta propia después de años de chófer al servicio del marqués de la Pedrera. No es de extrañar que Anselmo dijera el resto de su existencia que su taxi le salvó la vida.

Esa idea -la del taxi que salva vidas- es la que han recuperado con memoria e ingenio los taxistas de la ciudad para una campaña con la que quieren mejorar la imagen del sector ante la ciudadanía ante la próxima festividad de su patrón, San Cristóbal, el 10 de julio. La idea es que los propios usuarios narren a través de las web de las centrales de taxis gijonesas sus particulares historias sobre el modo en que el taxi les llegó a salvar la vida. De entre todas ellas, que pueden remitirse entre al 15 de mayo y el 10 de junio, una será premiada con un bono de 50 euros para utilizar en este medio de transporte.

Además, los taxis de Gijón han creado un código QR para que los ciudadanos puedan responder a un cuestionario con diez preguntas para dar su opinión sobre la mejora del servicio: cuestiones como la creación de puntos señalizados para recogida de taxis en las sendas peatonales, paradas de taxi con wifi y otras similares podrán ser respondidas a través de páginas web y redes sociales de las centrales participantes desde el día 15 de mayo hasta el día 4 de julio, o escaneadas en los taxis que a este fin lucirán pegatinas con el código. Los resultados de la consulta se presentarán a los medios de comunicación el día de San Cristóbal.

Comentarios

El taxi debutó en Gijón salvando una vida; ¿ha salvado también la tuya?