¿Qué hará Podemos Xixón en el pleno de investidura?

La asamblea de la formación morada decidirá el jueves si apoya la candidatura de Ana González: los compromisos de programa y la posiciones ideológicas determinarán el resultado

Yolanda Huergo y Ana González
Yolanda Huergo y Ana González

Gijón

Renta Social, gratuidad de las escuelas para niños de 0 a 3 años, remunicipalización del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), impulso a la lucha contra la contaminación, «IBI para ricos» o la creación de un organismo específico para agilizar las subvenciones. Son los vértices programáticos que delimitarán el debate interno -y la negociación externa- sobre la posición que adoptará Podemos Xixón-Equo en el pleno de investidura del 15 de junio y en el mandato que arranca. Su cabeza de lista, Yolanda Huergo, delineaba ese terreno de juego para los posibles entendimientos tras su primer encuentro con el equipo de la socialista y vencedora de las elecciones, Ana González, pero será la asamblea prevista para este mismo jueves, la que decida qué hacer a la vista de esas exigencias del programa y, sin duda, de otras de calado más ideológico y estratégico que determinarán si hay cambio de rumbo respecto al cuatrienio de Xixón Sí Puede o si se mantienen, y hasta qué punto, las alambradas que han separado ambas formaciones. Será el jueves cuando se decida si habrá apuesta por una improbable mayoría absoluta para el PSOE (11 concejales frente a los 3 de Podemos) o el alcance de los acuerdos que, en su caso, se podrían cerrar con los socialistas: para todo el período (de nuevo improbable), de rango programático o simplemente puntuales.

De entrada, en la reunión de toma de contacto de ayer solo quedó claro -con cierta confusión inicial en las interpretaciones- que Podemos Xixón no se ve con legitimidad ni con masa suficiente como para plantear su candidatura, que parece asumir su rol de oposición «firme y seria» y que tampoco dará su apoyo a ningún candidato distinto a Ana González. Fue en este último punto donde se generó posiblemente la confusión que llevó a concluir que Podemos no daría su apoyo a la candidata socialista. «Les hemos preguntado con toda franqueza la posición de Podemos-Equo de pleno día 15 y nos han dicho que no piensan presentarse ni apoyar otra candidatura», anunciaba de entrada González, lo que pudo hacer pensar que en esa «otra candidatura» se incluía la socialista. No era así, según precisó en un breve comunicado exprés, enviado inmediatamente después de que aparecieran las primeras noticias, el secretario general de Podemos Xixón Mario Suárez del Fueyo. El exportavoz municipal -valga el juego de palabras- excluía de la exclusión a Ana González, y mantenía sobre el tapete un posible voto positivo a su investidura. «Teóricamente», había puntualizado fuera de micro Del Fueyo justo al final de las declaraciones de ambas candidatas.

Con esa posibilidad teórica abierta a la praxis que dicte el jueves la asamblea, falta saber en primer lugar qué puntos de acuerdo pueden guardar ambos programas. Ayer solo quedaba claro que ambas formaciones comparten una misma urgencia por revisar las ordenanzas fiscales y revisar la política presupuestaria desde un punto de vista de izquierdas: es decir, buscando en los impuestos recursos para financiar servicios públicos, con especial atención a los de carácter social. Pero fue una alusión también genérica. El debate estará más bien en prioridades y fórmulas. Todos los ojos están puestos en la Renta Social, verdadero tótem de la gestión de Xixón Sí Puede heredado por el nuevo grupo municipal, y una de las «bestias pardas» para el grupo municipal que liderase José María Pérez en la anterior etapa.

Ana González admitió en algún momento que sería uno de los puntos en los que transigiría si fuese necesario para amarrar la alcaldía… pero eso fue antes de obtener 11 concejales. La candidata socialista no mencionó explícitamente la Renta Social -ni ningún otro punto definido de ambos programas- pero sí advirtió de que tiene en la cabeza «organizar de otra manera la atención a las personas en exclusión y vulnerables». «Hablar de un proyecto de intervención integral e individualizado no consiste en hablar de una sola medida, sino de todo el proceso, de todo el acompañamiento», agregó, con un eco claro de las posiciones defendidas hasta ahora por el PSOE contra el programa auspiciado por XsP e IU.

En todo caso, y en consonancia con el tono deliberadamente abierto del programa electoral socialista, Ana González advertía que «no se trata de cerrar un número de medidas determinadas, sino de ir trabajando en los retos que la ciudad tiene por delante». Su aclaración al final del encuentro entre los equipos del PSOE y Podemos, es muestra de la actitud para el resto de encuentros -esta misma tarde con el PP- en invita a anticipar una posición general para toda una legislatura «de mucho diálogo y de construcción con todos los grupos políticos», según la describía ayer Ana González. Once concejales de 27, con una suma equivalente hacia la derecha (4 concejales de Ciudadanos) y hacia la izquierda (4 concejales entre Podemos e IU) ofrecen una aritmética en la que no es descabellado conjeturar una preferencia del PSOE hacia una mayoría simple: un situación flexible y de acuerdos variables antes que una mayoría absoluta con compromisos más vinculantes en una sola dirección.

En cualquier caso, al PSOE le queda, respecto a Podemos Xixón-Equo, la espera de la asamblea del jueves. Para ese encuentro hay fecha y hora. No lo hay, sin embargo, para ninguna otra reunión entre PSOE y Podemos antes de la investidura.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

¿Qué hará Podemos Xixón en el pleno de investidura?