Tratan de arrancar la placa que recuerda a las fusiladas del franquismo

La historiadora Enriqueta Ortega, impulsora de su colocación, alertó del ataque al hito memorialista y Podemos-Equo ha pedido que se tomen las medidas oportunas para devolverle estabilidad y «dignidad»

Estado en el que se encuentra la placa que recuerda a las mujeres fusiladas por el franquismo en Gijón, con la tierra removida en su base.Estado en el que se encuentra la placa que recuerda a las mujeres fusiladas por el franquismo en Gijón, con la tierra removida en su base
Estado en el que se encuentra la placa que recuerda a las mujeres fusiladas por el franquismo en Gijón, con la tierra removida en su base

Gijon

Fue colocada en verano de 2017 en una de las zonas verdes de la plaza de Europa, frente el museo de Nicanor Pinole, para recordar a las ocho mujeres republicanas que fueron fusiladas por el franquismo en Gijón y, anoche, trataron de arrancarla. La historiadora Enriqueta Ortega, impulsora de la colocación de la primera placa que recordaba a las mujeres represaliadas durante la guerra civil y la dictadura, dio la voz de alarma al ver que la tierra de su base estaba removida, «en un claro intento de arancarla que ha afectado a su estabilidad», como denuncian desde el grupo municipal de Podemos-Equo.

Desde la coalición, que recuerdan que Xixón sí Puede recogió la propuesta de Ortega para colocar este hito memorialista, consideran que se trata de un acto vandálico que ataca «lo que significa ese reconocimiento a las republicanas que lucharon por la democracia y murieron injustamente fusiladas por el franquismo». 

La coalición ya ha cursado un ruego a la Alcaldía para que proceda a tomar las medidas oportunas para que la placa recupere su estabilidad, de manera que «la memoria democrática de las republicanas de la ciudad se honre y recuerde con dignidad», considerando también que «para el equipo de gobierno este será también un hecho grave que precisa toda nuestra atención como demócratas”.

La placa, en concreto, recuerda a Eladia García Palacios, que fue maestra y directora del Asilo Pola, que precisamente ocupaba el mismo edificio que el actual museo de Nicanor Pinole durante la II República, así como Anita Vázquez Barrancúa, Estefanía Cueto Puertas, Anita Orejas López, Belarmina Suárez Muñiz, Juana Álvarez Molina, Teresa Santianes Giménez y Máxima Vallinas Fernández. Todas ellas están enterradas en la fosa común del cementerio de Ceares y, además de republicanas, algunas eran milicianas o militantes de sindicatos como la UGT o del Partido Comunista.

Comentarios

Tratan de arrancar la placa que recuerda a las fusiladas del franquismo