Un «selfie» extremo en un acantilado de Gijón alerta a la policía

Agentes de la Policía local, que se encontraron con esta escena, les indicaron que abandonaran la zona

Las adolescentes, en el lugar en el que se hacían el selfi
Las adolescentes, en el lugar en el que se hacían el selfi

Eran las siete de la tarde del domingo cuando agentes de la Policía local de Gijón, de paso por el barrio de Cimavilla, no daban crédito a lo que estaban viendo en el acantilado del cerro de Santa Catalina, justo en las inmediaciones del skate park y la pista polideportiva que se está remodelando. Un grupo de jóvenes se hacían selfies al borde del acantilado, tal y como muestra la imagen que ilustra estas líneas, con tres adolescentes sentadas en uno de los salientes situado bajo la pista de skate.

Una zona que siempre ha estado frecuentada por jóvenes, sobre todo durante las noches de los fines de semana, y que por por esa misma razón fue acotada ante el peligro que reviste por los argayos que han ido apareciendo en el acantilado del pedreru del Cascayu, que es como se denomina a la zona. 

«¿De verdad piensan que este es un lugar seguro para hacerse selfies?», se preguntan en el perfil que la Policía Local de Gijón tiene en las redes sociales. Así se lo hicieron saber a los jóvenes, a los que indicaron que se dieran cuenta del peligro que entrañaba lo que estaban haciendo y abandonaran la zona. La peligrosa moda por hacerse selfies extremos, en lugares peligrosos como el de la imagen, ha registrado desde 2011 más de 250 muertes en todo el mundo.

Morirse por una buena foto

J. Luis Alvarez

Según una revista científica ya han muerto 259 personas en los últimos seis años por hacerse un selfie en lugares peligrosos

Las redes sociales y el afán de subir a ellas todo lo que uno hace se está convirtiendo en una epidemia que, cuando se trata de hacerse un selfie que busca llamar la atención, puede llegar a ser mortal. Y es que parece que lo que no sale en Internet no existe. Según publica el «Journal of Family Medicine and Primare Care», entre octubre de 2011 y noviembre de 2017 perdieron la vida 259 personas en 137 sucesos cuando trataban de hacerse un selfie. Esto supone que en muchos de los casos no solo falleció la persona que llevaba el teléfono móvil en la mano, sino también sus acompañantes.

Seguir leyendo

Tags
Comentarios

Un «selfie» extremo en un acantilado de Gijón alerta a la policía