Ultimátum a la empresa de Ayuda a a Domicilio: o paga las nóminas o se rescinde el contrato

La concejala de Bienestar Social indica que, de manera preventiva, se trabaja en nuevo pliego de licitación del servicio

La «Gota de Leche», sede de la Fundación Municipal de Servicios Sociales
La «Gota de Leche», sede de la Fundación Municipal de Servicios Sociales

Gijon

La concejala de Bienestar Social y Derechos, Natalia González, ha manifestado hoy su preocupación y ha lamentado la situación de la plantilla de la empresa Aralia, que presta el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) en Gijón y que ha comunicado a las coordinadoras su intención de no pagar la nómina del mes de noviembre.

«En ningún caso me hablaron de impagos, sí de retraso en el pago de las nóminas», ha dicho González, explicando que se ha puesto en contacto con la empresa y que, en todo caso, si finalmente no abona el salario a las trabajadoras sumaría un nuevo incumplimiento que conllevaría la rescisión del contrato, con las consecuencias que de ello se derivarían.

La edil de Bienestar Social ha reconocido que si bien en Servicios Sociales están a la espera de que la empresa les facilite las cuentas de 2019, han podido revisar las de 2018 y en ningún caso Aralia demuestra una situación que explique o justifique lo que está sucediendo.

Desde la Fundación de Servicios Sociales se han puesto también en contacto con otros municipios en los que esta empresa presta sus servicios, y las trabajadoras y trabajadores están cobrando con normalidad. Asimismo, esta misma empresa se encuentra inmersa en otros concursos públicos que se han puesto en marcha en Benidorm o Betanzos.

González ha explicado que, de manera preventiva, la Fundación ya trabaja en el nuevo pliego de licitación del nuevo servicio, si Aralia decide no finalizar su contrato, e incluso tener casi preparado un contrato puente, en el caso de que la empresa deje de prestar el servicio de manera inmediata.

Se trataría de un «negociación con empresas» que recoge la ley, dado que la tramitación de este tipo de servicios es larga, y que podría tener una duración aproximada de un año, hasta que la nueva licitación estuviese preparada..

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento ya están prevenidos ante esta situación, de manera que pase lo que pase, tanto la prestación del servicio como los derechos de las trabajadoras estén garantizados.

Por el momento, y tal y como ha anunciado la concejala, la facturación a Aralia correspondiente al mes de noviembre está paralizada, hasta que se clarifique esta situación. La próxima semana, la edil mantendrá una reunión con la gerencia de la empresa.

También la concejala de Podemos-Equo Alba González lamentó hoy la situación en la que se han visto envueltas las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio que, en su opinión, «es el resultado de la nefasta gestión que rodea al SAD desde el mandato anterior. Se le concedió a una empresa vinculada con la corrupción, se rechazó la necesaria remunicipalización del servicio con argumentos de estabilidad económica, una decisión política nefasta que nos ha traído hasta aquí».

La concejala, que ha insistido en que el servicio debe ser municipal, llega a la conclusión de que la empresa quiere irse de la ciudad «porque no quiere cumplir compromisos económicos con las trabajadoras, multas por irresponsabilidad y condiciones de pliego. Está utilizando el chantaje contra el ayuntamiento al amagar con retener la nómina de las trabajadoras para presionar a esta casa».

Comentarios

Ultimátum a la empresa de Ayuda a a Domicilio: o paga las nóminas o se rescinde el contrato