La ayuda a domicilio en Gijón: 1.500 usuarios atendidos por casi 300 mujeres «sin cobrar»

Hoy se cumple el plazo para que la empresa adjudicataria del servicio les abone sus nóminas, que oscilan entre 700 y 900 euros: «Acabaremos cobrando, pero los recibos del banco no esperan»

Trabajadoras y trabajadores del SAD, en el último pleno del Ayuntamiento de Gijón, reivindican que se les pague el salario de noviembre
Trabajadoras y trabajadores del SAD, en el último pleno del Ayuntamiento de Gijón, reivindican que se les pague el salario de noviembre

Gijon

Son casi 300 mujeres, entre auxiliares y coordinadoras, que atienden a 1.500 usuarios en situación de dependencia a través del Servicio de Ayuda Domicilio (SAD) en el concejo de Gijón. Son casi 300 mujeres porque, de los 300 empleados, la gran mayoría de las personas que prestan este servicio, esencial por estar incluido en la Ley de Dependencia, son de hecho mujeres de entre 30 y 50 años, con hijos y en cuyos hogares el único sueldo que entra es el de este trabajo. «La gran mayoría de nosotras no tenemos jornadas completas, sino de 30, 32 o 34 horas, con lo cual los salarios oscilan entre los 700 y los 900 euros. Te queda poco margen para poder ahorrar. No sabemos cuándo vamos a cobrar y los recibos del banco no esperan», asegura Olga Rodríguez, una de las portavoces de la Plataforma SAD de Asturias, cuyas integrantes asisten desde hace dos años a todos los plenos del Ayuntamiento de Gijón para mostrar su descontento y exigir la remunicipalización de este servicio de atención a personas en situaciones de dependencia en sus propias casas.

Ella, cuenta, tiene apoyo familiar pero muchas de sus compañeras de trabajo están solas y no tienen ese colchón: «La situación es desesperada. Hasta ahora hemos sido invisibles y seguimos siéndolo: trabajamos en los domicilios, no tenemos reconocidos nuestros derechos laborales, ni las enfermedades profesionales y somos muchas mujeres…» Suelen cobrar antes del día 5 de cada mes y, según el convenio que la empresa adjudicataria del servicio tiene con el Ayuntamiento de Gijón, tendrían de plazo hasta hoy, 10 de diciembre, para hacer efectivo el pago de sus salarios. A las dos de la tarde se celebra una reunión del comité de empresa en la que «sabremos si nos pagan, porque es el plazo que tienen», indica Rodríguez.

Aralia Servicios Sanitarios, la adjudicataria del SAD en Gijón, estuvo presidida por José Luis Ulibarri, investigado por el caso Gürtel y la trama Enredadera. La empresa comenzó a gestionar este servicio en Gijón, según recuerdan desde la plataforma del SAD en Asturias, el 1 de julio de 2017. «La empresa consiguió la licitación con un precio muy a la baja e incumplió los pliegos de la adjudicación desde el minuto cero: no nos pagó los adicionales a los festivos, nos nos dio los 30 minutos de descanso en jornadas de seis horas que acabamos obteniendo a base de denuncias colectivas y aún nos deben una mejora de 1.200 euros anuales para la jornada completa sujeta a tener menos del 3% de quejas de usuarios», enumeran.

El pasado 3 de diciembre, explican, la jefa de coordinación del servicio recibía una llamada desde la central en la que le comunicaban la intención de Aralia de no pagar los sueldos en toda España, al parecer, por falta de solvencia. Sin embargo, al día siguiente tuvieron conocimiento de que en otras ciudades sí habían cobrado. Por ello, llegan a la conclusión de que «Aralia quiere dejar el contrato de Gijón e irse de rositas: son impresiones, no lo sabemos a ciencia cierta, pero está claro que no han dejado de pagarnos por falta de liquidez».

El ayuntamiento paga y los usuarios del servicio también. Por eso llegan a la conclusión de que «secuestran nuestro sueldo para presionar al ayuntamiento y llegar a un acuerdo para que se rebaje el precio de la fianza». Esa fianza aportada para el contrato hasta finales de este año asciende a 400.000 euros. «Tampoco quieren pagar la subida del sueldo de un 4% prevista para 2020», añaden.

El ayuntamiento, a través de la Fundación de Servicios Sociales, ha informado a las trabajadoras de que se han retenido los pagos a Aralia correspondientes a noviembre y que ya tienen preparado un contrato con la empresa anterior por si hubiera que rescindir el actual en caso de que no paguen las nóminas hoy. «Hay dinero para nuestro sueldo. Cobraremos pero no sabemos cuándo porque nos vemos en medio de un conflicto que se podría haber evitado si no se vendiese la dependencia al mejor postor. Llevamos un año y medio denunciando los incumplimientos de esta empresa y finalmente en navidad nos ha llegado lo peor, vernos sin nuestro sueldo», critican, recordando que desde que se creó la plataforma SAD de Asturias llevan reclamando que se imponga el sentido común de manera que el servicio sea municipal, creándose una empresa sociosanitaria como las empresas públicas de limpieza (Emulsa) o autobuses urbanos (Emtusa): «Creemos que es la única forma de garantizar unos servicios de calidad y dignificar nuestro trabajo».

Comentarios

La ayuda a domicilio en Gijón: 1.500 usuarios atendidos por casi 300 mujeres «sin cobrar»