El Observatorio contra la Violencia denuncia la entrada a El Molinón de ultras condenados

LA VOZ GIJÓN

GIJÓN

Carga de la policía durante un derby Sporting-Real Oviedo
Carga de la policía durante un derby Sporting-Real Oviedo

El colectivo gijonés ya había presentado sendas denuncias a la Comisión Antiviolencia y Delegación de Gobierno, aún pendientes de tramitación

18 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El Observatorio contra la Violencia, el Racismo y la Intolerancia vuelve a denunciar «la presencia organizada del grupo Ultra Boys entre la afición rojiblanca y más concretamente dentro de su supuesta Grada de Animación». Desde el colectivo se advierte al club y a las autoridades «que se está incumpliendo de manera flagrante la legislación al permitir la entrada o incluso no controlar la venta de entradas a ultras con prohibición en vigor para la entrada en espectáculos deportivos (incluidos entrenamientos a puerta abierta)».

Este sería el caso de I.M.A., «implicado entre ellos en el caso del bar La Folixa por el que está condenado a dos años y nueve meses de prisión con el agravante de delito de odio en reciente sentencia o la condena a dos años de prisión por agresión a un agente de la Policía Nacional». El citado I.M.A. tiene en vigor «una prohibición integra de entrada en espectáculos deportivos y el Observatorio le sitúa no sólo en anteriores partidos del Sporting en el Molinón, por donde según algunas fuentes evitaría la detección mediante huella dactilar entrando por una puerta lateral, sino en el propio entrenamiento previo al derby y por último este propio fin de semana en el estadio Anxo Carro del Lugo».

El Observatorio contra la Violencia, el Racismo y la Intolerancia encuentra sorprendente «que el citado I.M.A. y otros ultras hayan podido viajar a Lugo con entradas para ver el partido cuando el listado de socios, peñistas o asistentes debe ser coordinado entre los Coordinadores de Seguridad del CNP y el propio club». De igual manera, «el observatorio ha podido corroborar la entrada y viaje de otros ultras condenados por hechos violentos a penas de prisión que el Sporting a pesar de anunciar medidas contra ellos, sigue manteniéndoles derechos como socios o vendiéndoles entradas».