Estos son los siete barrios de Gijón que se libran de la sangría demográfica

En el resto, salvo 11 parroquias rurales, se perdieron habitantes en un año en el que el balance poblacional de la ciudad fue positivo

El casco urbano de Gijón
El casco urbano de Gijón

Gijon

A falta de las altas y las bajas de diciembre, y por increíble que parezca ante la continua pérdida de población asturiana, Gijón encaraba el año 2020 con 284 habitantes más. En concreto, con 273.909 residentes frente a los 273.625 con los que comenzaba el año, según los datos del padrón municipal del Ayuntamiento de Gijón.

A falta de que se actualicen las cifras de diciembre, el padrón muestra cómo ha sido el movimiento poblacional entre barrios en un año que había comenzado con casi 600 residentes menos que en 2018. Así, pese a que el balance es positivo en tres de los seis distritos en los que se divide el concejo de Gijón, solo siete barrios y 11 parroquias rurales ganaron población.

El barrio que, según estos datos, registró el mayor crecimiento de población fue Viesques: ni más ni menos que 2.850 nuevos empadronados. Pasó de 6.027 a 8.877 empadronados entre enero y diciembre. Sin embargo, no fueron suficientes para que el distrito este al que pertenece registrara un balance positivo, aunque la pérdida de habitantes fue mínima: solo 9 menos que a principios de año. Este distrito, el segundo más poblado de la ciudad, sigue por encima de los 55.500 habitantes.

La segunda mayor subida de población se registró en el barrio de Laviada, con 1.470 nuevos vecinos, pero tampoco fueron suficientes para que la zona centro, el distrito al que pertenece este barrio que ya suma más de 13.000 residentes, tuviera un balance negativo y perdiera 190 habitantes a lo largo del año. El distrito centro tenía, en diciembre, un total de 47.210 habitantes por los 47.400 con los que había comenzado 2019.

El distrito que más población ganó a lo largo de 2019 es el de los barrios del sur: 329 habitantes más que en 2018 que le mantienen como el más poblado y además por encima de los 61.000 residentes. Este crecimiento se debe al aumento poblacional de los barrios de Nuevo Roces, que no ha dejado de crecer año a año aunque en 2019 solo ganase 119 nuevos vecinos, y Pumarín, en donde se registra la segunda mayor subida de toda la ciudad al sumar 624 residentes más.

Otro distrito que creció fue el de los barrios del oeste, pero con sólo 33 nuevos habitantes. En todo caso, este distrito alberga tres barrios que suman población: La Calzada, que ganó 340 residentes; Jove, que sumó 42, y Tremañes, con 14 más. La zona oeste, según el padrón municipal, cerraba el año con 49.257 habitantes

Algo que tienen en común seis de los siete barrios que registraron un balance de población positivo en 2019, sobre todo en los distritos sur y oeste, son precios más económicos para acceder al mercado immobiliario. Incluso Laviada, que en comparación con el centro urbano que pierde más de 1.600 residentes tiene pisos a la venta que no superan los 100.000 euros. Pero los nuevos vecinos que se empadronaron en estos seis barrios, un total de 2.609 en conjunto, se quedan por debajo de los 2.850 que optaron por Viesques como nuevo barrio de residencia, en donde los precios del mercado inmobiliario de compraventa y alquiler son mucho más altos que la media de la ciudad.

El tercer distrito que gana población es la zona rural, con 138 nuevos habitantes empadronados en comparación con 2018 y que se queda con 21.180 habitantes. Once parroquias sumaron más vecinos, algunas tan solo uno, pero mantuvieron la población con la que habían comenzado el año: Cabueñes (+79 habitantes), Caldones (+11), Castillo de Bernueces (+45), Fano (+2), Granda (+1), La Pedrera (+18), Porceyo (+58), Poago (+1), San Martín de Huerces (+11), Serín (+1) y Somió (+13).

El Llano, sexto distrito de Gijón que queda por mencionar, no tuvo una gran pérdida de habitantes, solo 24 menos, registrando 39.373 empadronados a finales del año pasado.

Comentarios

Estos son los siete barrios de Gijón que se libran de la sangría demográfica