Ciudadanos denuncia la «pasividad» municipal ante el mal estado de Cimavilla

Recuerdan que el barrio alto tiene consideración de Bien de Interés Cultural

Entrada al refugio aéreo de Cimavilla
Entrada al refugio aéreo de Cimavilla

Redacción

Los concejales del grupo municipal de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo y Ana Isabel Menéndez Rodríguez, han denunciado el mal estado del barrio de Cimavilla, con pintadas frente a las cuales el gobierno local permanece «pasivo». «No parece estar haciendo nada para tratar de revertir la situación», han criticado. Han recordado que se trata de un Bien de Interés Cultural con categoría de conjunto histórico y por ello, consideran apropiada la elaboración de un plan para asegurar un adecuado mantenimiento y conservación.

«Los vecinos del barrio se sienten abandonados por el Ayuntamiento. No les falta razón, basta con darse una vuelta por el mismo para ver el lamentable estado en el que se encuentran algunas calles, vías y plazas», han criticado, según recoge Europa Press.

Ciudadanos pregunta por los planes municipales para el refugio de Cimavilla

La Voz
Entrada al refugio aéreo de Cimavilla
Entrada al refugio aéreo de Cimavilla

La formación lamenta el «deplorable» estado en el que se encuentra su puerta de acceso

La concejala de Ciudadanos Ana Isabel Menéndez planteará una batería de preguntas en la próxima comisión de Cultura del Ayuntamiento de Gijón para conocer los planes municipales en relación al refugio antiaéreo de Cimavilla. Según recuerda, en julio de 2018 la Asociación Lázaro Cárdenas presentó al ayuntamiento un estudio sobre el estado en el que se encontraba este refugio y del que, a día de hoy, «con una pequeña intervención podrían recorrerse unos 140 metros, entrando por el acceso situado junto a la Casa Paquet y continuando por dos ramales uno hacía la Colegiata y otro que terminaría bajo la Torre del Reloj. Además, tirando algunos tabiques más podría recuperarse más tramos del mismo».

Seguir leyendo

Comentarios

Ciudadanos denuncia la «pasividad» municipal ante el mal estado de Cimavilla