El coronavirus no puede con la cultura de Gijón

Teatro Jovellanos
Teatro Jovellanos

Gijón dice adiós al verano más singular de su historia reciente. El final del estado de alarma decretado por la crisis de la COVID-19 instauró la nueva normalidad justo en el momento en el que el verano reclamaba la normalidad que correspondía en esa época del año: la del inicio de temporada en uno de los principales destinos turísticos del Norte de España; un destino, además, caracterizado por integrar de modo muy destacado la cultura en todas sus manifestaciones como parte de su tirón. La seguridad se impuso y algunas de las citas de mayor convocatoria tuvieron que cancelarse, el Teatro Jovellanos limitó aforo y rehízo su agenda y la programación estival se reformuló y se diseminó por todo el mapa gijonés.

Ha sido una experiencia que ha puesto a prueba la capacidad de reacción de los equipos de Divertia o la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular (FMCEyUP) y que también ha servido para empezar a traer a tierra el Plan de Choque diseñado en pleno estado de alarma por el equipo de Gobierno local: una batería de medidas de emergencia para paliar el impacto de la crisis en un sector tan vulnerable como el cultural y el escénico, dando la primacía en los programas a los y las artistas locales. En ambos casos, hay satisfacción en los responsables, cuya prioridad ha sido mantener la cultura viva más allá ?o más acá? de las pantallas y escenarios digitales, y respaldarla como un derecho ciudadano y un servicio público de primera necesidad; más en mitad del escenario de la COVID-19. 

Gijón entra en el último trimestre del año bajo la inercia de ese movimiento, con nuevos hábitos y ajustes forzosos, pero recuperando buena parte del aliento y las dimensiones de su programación cultural habitual. En particular, en la programación del Teatro Jovellanos, que recibe de nuevo grandes producciones nacionales en su apartado teatral y mantiene tres de sus convocatorias estelares, cada año en otoño-invierno: Danza Xixón, Jazz Xixón y el Festival Internacional de Cine de Xixón (FICX), que este año celebrará su quincuagésimo octava edición entre el 20 y el 28 de noviembre.

Los meses precedentes han servido para hacer el rodaje para garantizar un teatro plenamente seguro, y los venideros podrían incluso permitir que se afine el sistema para incorporar más espectadores en el aforo sin comprometer en ningún caso su seguridad, siempre con el dictamen favorable de las autoridades sanitarias del Principado.  Una seguridad que se complementa con los sistemas de accesibilidad sensorial que incorporan servicio de subtitulado, bucle magnético, sonido de sala amplificado y audiodescripción para facilitar el disfrute de la cultura y los espectáculos por parte de todo el público. 

La programación teatral incluye una poderosa presencia femenina en dos de sus funciones estelares: la adaptación de Mrs. Dalloway de Virginia Woolf con Blanca Portillo y dirección de Carme Portaceli, y Prostitución con Carmen Machi, Nathalie Poza y Elena Rivera. Además, llegarán a las tablas del Jovellanos Hombres que escriben en habitaciones pequeñas, con Secun de la Rosa; Entre bobos anda el juego, de Rojas Zorrilla, en versión del Centro Nacional de Teatro Clásico, y una revisión de Ay, Carmela de Sanchís Sinisterra hecha en Asturias bajo dirección de Sandro Cordero. También destaca el programa dramático dedicado a los espectadores más jóvenes.

Jazz Xixón se celebrará este año entre el 5 y el 7 de noviembre, con las actuaciones de Bombará!, César Latorre y Eladio Díaz. Además de las temporadas de la OSPA y la Sociedad Filarmónica Gijonesa, el menú musical del Teatro Jovellanos se completa con una de las programaciones surgidas directamente de la adaptación a las exigencias de la pandemia: Encaja2, el ciclo de conciertos de pequeño formato y para público limitado en la caja escénica del teatro (también grabados y distribuidos gratuitamente a través de YouTube). Fiel a su vocación local, su tramo de fin de año incluye las actuaciones de Tuya, Ángel Kaplan, Fee Reega y Banda, Ramón Prada y Rodrigo Cuevas. 

Por su parte, los espectáculos de Danza Xixón se repartirán este otoño entre el 16 de octubre y el 1 de noviembre, e incluirán la presencia de la multipremiada Marta Carrasco (Perra de Nadie), Jesús Rubio Gamo (Gran Bolero),  Matarile Teatro (Daimon y la Jodida Lógica) y Marco Vargas & Chloè Brûlè (Los Cuerpos Celestes).

La selección de Danza Xixón ha sido realizada desde el Departamento de Innovación Cultural de la FMCEyUP, la entidad recupera también su ritmo habitual como el principal motor de programación cultural en Gijón con las limitaciones que impone el momento; las mismas que obligaron a suspender en junio la Feria del Libro que se recuperará entre los días 24 y 27 de septiembre, y a trasladar desde julio a diciembre el Festival de Música Antigua. Junto a estas dos citas, destaca en la programación del trimestre la muestra Frente a frente. Dos visiones de la Guerra Civil en Asturias, una producción del Muséu del Pueblu d’Asturies y el Museo Nacional de Antropología que recoge los impresionantes testimonios recogidos por las cámaras de Constantino Suárez en Gijón y el frente republicano, y de Florentino López, Floro, en la Oviedo cercada.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El coronavirus no puede con la cultura de Gijón