Los ecologistas denuncian que «hasta lloviendo se dispara la contaminación en Gijón»

Critican que el Principado, a su juicio, «sigue escondiendo» los datos de estaciones como la de El Lauredal, que presenta los «peores datos de partículas del concejo, Asturias y España»

Nubes de contaminación industrial, hoy en Gijón
Nubes de contaminación industrial, hoy en Gijón

Gijón

En un escenario como el actual, en el que la COVID 19 parece acaparar y fagocitar todo lo que sucede en el día a día, problemas previos como la contaminación siguen siendo uno de los grandes quebraderos de la ciudad de Gijón. Y lo son de manera recurrente y desde hace tiempo.

De acuerdo con los últimos registros de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, a partir de los datos ofrecidos por el Gobierno del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón, el lunes se mantuvo en alerta la zona de El Lauredal, con «importantes picos todo el día». Fruti Pontigo, portavoz de la coordinadora, denuncia que «hasta lloviendo se dispara la contaminación del aire en Gijón, que el Principado sigue escondiendo».

En este sentido, desde el colectivo se apunta a que en la antes mencionada zona de El Lauredal, a principios de semana «presentó una media de 88 µg/m³por partículas Pm10, con importantes picos todo el día. A las 4 de la mañana se alcanzaron valores de 542 µg/m³; a las 19 de 347µg/m³. Esta estación lleva ya 43 superaciones diarias de los valores de referencia de las partículas, y eso que seguimos con escasa actividad industrial».

«La estación municipal del Lauredal, viene presentando los peores datos de partículas del concejo, Asturias y España desde que está puesta, mientras el Principado de forma intencionada no vuelca esos datos a los informes del Ministerio, que son los que acaban en Europa», añade la entidad.

Desde la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies se estima que el Principado «no regula los picos de contaminación, a pesar de que los científicos reconocen su impacto en la salud con el agravamiento de las personas afectadas».

Comentarios

Los ecologistas denuncian que «hasta lloviendo se dispara la contaminación en Gijón»