Solidaridad sin ver, sin tocar, sin manchar

Roberto Porras

GIJÓN

Un grupo de jóvenes participa en el acondicionamiento de los juguetes
Un grupo de jóvenes participa en el acondicionamiento de los juguetes

03 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Estamos a 1 de diciembre y estoy agotado. Día tras día el bombardeo de recogidas de alimentos y juguetes es incesante. Este año, amparados con la necesidad provocada por el covid-19.

Todo el mundo corre a hacer recogidas de alimentos y pone en marcha recolectas de juguetes para que nadie pierda la ilusión. Todo el mundo se adhiere a esta nueva solidaridad que nada tiene que ver con compartir con el otro sino con el dar sin ver, sin tocar, sin manchar.

No voy a participar nunca en una recogida de alimentos para el Banco de Alimentos, aunque la promuevan las asociaciones vecinales llamando a la solidaridad con las personas que peor lo pasan. Debe ser que entre las personas que participan en las asociaciones no hay gente precaria o con problemas económicos para intentar autoorganizarse y apoyarse mutuamente sino que hay que conseguir alimentos para darlos a una entidad, que a su vez, se lo da a otras entidades para que lo repartan a la gente que tiene necesidad. Lo dicho, solidaridad, sin ver, sin tocar, sin manchar.