Cuatro alternativas para un plan de vías

El Ayuntamiento de Gijón se ha puesto como tope el mes de abril para presentar los informes que valoran las cuatro propuestas sobre la mesa para la estación intermodal

Antiguos terrenos ferroviarios afectados por el Plan de Vías
Antiguos terrenos ferroviarios afectados por el Plan de Vías

Gijón

La cuestión en torno al plan de vías de Gijón parece seguir descarrilada o, al menos, con la luz del consenso muy lejos de verse todavía. Vecinos y oposición denuncian insistentemente que la resolución de 20 de mayo de 2019, por la que se publicaba el convenio entre Adif, Renfe, Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Gijón y la Sociedad Gijón al Norte, ha quedado poco menos que en papel mojado. El Ayuntamiento de Gijón ha anunciado que los informes que comparan económica y urbanísticamente las cuatro propuestas sobre la mesa (dos en Moreda, Sanz Crespo y frente al Museo del Ferrocarril) estarán concluidos y se presentarán en abril.

Las alternativas del Ministerio de Transporte

Hace menos de un mes salieron a colación las dos alternativas puestas sobre la mesa por el ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. Una de las dos pasa por reutilizar la estación de tren actual en Sanz Crespo, lo que de acuerdo con lo expuesto por la alcaldesa, Ana González, supondría un ahorro de 80 millones respecto a su ubicación en el Museo del Ferrocarril, como contempla el convenio firmado en 2019.

Esta alternativa, la que se encuentra «en estado más evolucionado» según la regidora, aprovecharía la estación provisional con un proyecto que, en una primera fase destinaría 9 millones, para «adecentar» las instalaciones y después acometería su ampliación.

 Esta solución conllevaría una inversión apreciable y supondría una ahorro de unos 80 millones respecto al planteamiento constructivo de la estación en el entorno del Museo del Ferrocarril, cuya partida se fijaba en 388,9 millones, con un presupuesto de ejecución material de 270,1 millones. La propuesta mantendría larga distancia y FEVE como en la actualidad y Cercanías tendría una estación subterránea, al tiempo que habría que hacer un túnel que conectara con las vías del metrotrén que llegan al entorno del Museo del Ferrocarril. Contemplaría unas 30 dársenas para la estación de autobuses.

Un elemento polémico es que se plantea una losa de 10 metros de altura en lugar de vías soterradas y 6 torres de 23 plantas. La segunda propuesta sitúa la estación a unos doscientos metros de su presente ubicación, frente al parque de Moreda, y a la altura de Carlos Marx, aunque no en el mismo lugar que el contemplado en el estudio informativo que compara las ubicaciones del Museo del Ferrocarril y de Moreda.

Moreda y Museo del Ferrocarril

En el Estudio Informativo de la Nueva Estación Intermodal de Gijón, aprobado provisionalmente por la Secretaría General de Infraestructuras el 14 de mayo de 2020 y publicado en el Boletín Oficial del Estado del 4 de junio de ese mismo año se planteaban dos alternativas de ubicación de la intermodal. Una en superficie, también en el entorno de Moreda, y una segunda soterrada frente al Museo del Ferrocarril.

El presupuesto base de licitación de la primera es de 321,7 millones de euros, y de 388,9 millones de euros, para la segunda alternativa. Las dos empezarían unos 100 metros antes de la calle Bertolt Brecht y finalizan en el pozo de la tuneladora del túnel subterráneo ya ejecutado y, para el resto de tráficos, en sus respectivas estaciones intermodales.

También en ambas alternativas se analiza cubrir las vías de ancho ibérico entre el paso superior de la calle Bertolt Brecht y el cruce de las mismas con el encauzamiento del río Pilón, donde se puede comenzar el soterramiento. Asimismo, las vías de ancho métrico quedan cubiertas en ambas alternativas desde el cruce bajo la avenida del Príncipe de Asturias hasta la estación intermodal.

El estudio informativo considera también el posible desdoblamiento de la avenida Juan Carlos I hasta Bertolt Brecht. Para ello, en ambas opciones, se plantea la demolición del tablero del paso superior actual para que la posición de sus pilas no sean obstáculo a dicho desdoblamiento. Esta reordenación implica también la construcción de una nueva glorieta sobre la Avenida Príncipe de Asturias, al verse afectado el ramal de entrada al polígono por la Avenida de los Campones.

«Se acaban los adjetivos»

Manuel Cañete, presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón explica, respecto a las diferentes alternativas sobre la mesa, que «valorar la situación es complejísimo pues se acaban adjetivos, atributos, epítetos y hasta los exabruptos». «Cuando creíamos que este tren parado 16 años, el Plan de Vías, se ponía en marcha definitivamente, viene el mismo ministro y gobierno que firmó el convenio y lo hace descarrilar de nuevo», añade ni sé si Pedro Sánchez dormía bien por gobernar con los de Podemos, pero lo que me cuesta.

Afirma que le cuesta creer «que quien firma un convenio, en el 2019, pueda romperlo en poco más de cinco meses, aunque ya en octubre de 2019 dejan caer que habrá cambios, y puedan dormir tan anchos». Considera que «lo que está ocurriendo ahora es tremendo. Quienes felices paseaban por el erial de El Solarón dándose pompa con su logro, ahora imploran que pongan algo, aunque sea una traviesa».

«Del resto es difícil hablar pues nada sabemos, más allá de que la estación estará en Moreda o en la provisional. Si esto último se produce, dejar la provisional como definitiva y hacer malabares para poner los autobuses donde quepan, así como el vial de Sanz Crespo a diez metros de altura, y esto sale adelante, estaremos ante otra de las barbaridades que desde hace años ocurren en nuestra ciudad», puntualiza.

En su opinión, «todo esto muestra el verdadero empuje de nuestros munícipes en Asturias y en Madrid: cero». Explica que en la reunión de la Plataforma de Vías, celebrada el 22 de marzo, «se oyeron voces de quienes ahora gobiernan, que hacen enrojecer de vergüenza. Hablan de racionalidad económica y llevamos gastados 200 millones en algo ferroviario que no es ni lo que pedía la ciudad y no tiene ni una sola traviesa puesta. Esa es la realidad de 20 años de jugar al Ibertren. Gijón tiene un túnel vacío, una estación provisional y deficiente en cuanto a servicios y una estación de autobuses del siglo XIX, ni siquiera del XX».

«Y así seguimos, sumando despropósitos: regasificadora, Zalia, depuradora y vías. ¿Nos extraña que aquí no quedemos más que los mayores y jubilados?», concluye.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Cuatro alternativas para un plan de vías