El plan a 5 años para desarrollar «el gran potencial» de la ZALIA

La Voz OVIEDO

GIJÓN

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo
El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo jl cereijido

El Principado está trabajando para resolver la incertidumbre sobre el proyecto y hacer las inversiones para iniciar la comercialización de las parcelas», indica Calvo

09 jun 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, ha afirmado que el Gobierno asturiano ha diseñado un plan director a cinco años que garantice la viabilidad de la Zona de Actividades Logísticas e Industriales (ZALIA), una plataforma con un «gran potencial sin desarrollar» y que debe aprovechar la llegada de los fondos europeos. Así lo ha manifestado este miércoles en una comparecencia en el parlamento asturiano en la que ha dado cuenta del informe definitivo de la Sindicatura de Cuentas sobre la fiscalización de la ZALIA correspondiente al ejercicio 2018, que acumula una deuda de unos 116 millones de euros.

Calvo ha afirmado que la zona será un proyecto «tractor de inversión y desarrollo económico» para la comunidad autónoma, cuyo ámbito debe ser «nacional e internacional», que permitirá conectar a las empresas que allí radiquen con los puertos, la autovía del Cantábrico y la red de alta capacidad ferroviaria. «El Principado está trabajando para resolver la incertidumbre sobre el proyecto y hacer las inversiones para iniciar la comercialización de las parcelas», ha puesto de manifiesto.

El consejero ha señalado que estos proyectos pendientes para poner a la venta los terrenos de la fase uno pasan, principalmente, por la construcción de la subestación eléctrica, que tendrán un coste total de 12,5 millones de euros y deberían «acometerse en el plazo más breve posible». Calvo, que ha defendido la estrategia del Principado para reducir el «alto endeudamiento» de la ZALIA y el fortalecimiento de los fondos propios, ha dicho que el «primer paso» es la ejecución de una operación para transformar la deuda en capital social de la que resultará una nueva estructura accionarial en la que el Principado pasaría de tener una participación mayoritaria del 40 a otra del 86,28% un proceso que requerirá de la aprobación de una ley en la Junta General del Principado.