La falta de empresas y unos impuestos altos penalizan la libertad economica de Gijón, según un informe

Marcos Gutiérrez GIJÓN

GIJÓN

Plaza del Ayuntamiento de Gijón
Plaza del Ayuntamiento de Gijón

Un estudio considera que la ciudad «necesita adoptar medidas» para atraer compañías, «externalizar servicios», replantear una fiscalidad menos onerosa para los vecinos y «reducir o contener la plantilla municipal»

14 jun 2021 . Actualizado a las 09:28 h.

La Fundación para el Avance de la Libertad acaba de publicar su último avance del Índice de Libertad Económica de las Ciudades Españolas (ILECE). Desde 2018 este estudio anual mide el grado de libertad de la economía local en las cincuenta ciudades más pobladas de nuestro país, que suman más de diecisiete millones de habitantes. Se basa en factores como los impuestos con los que se grava a la ciudadanía, la dimensión del funcionariado municipal, la deuda o el tiempo que se tarda en pagar a los proveedores, entre otros. Gijón ha pasado de sacar nota en 2020 a aprobar raspado este ejercicio.

Roxana Nicula, presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad destaca que «al disponer ya de cuatro ediciones anuales consecutivas, podemos extraer conclusiones relevantes. La más positiva de ellas es la constatación de una tendencia general, aunque lenta, hacia una mayor libertad económica en nuestras ciudades. La más negativa es el retraso de las ciudades más grandes, que un año más suspenden».

Las áreas temáticas en las que se agrupan los indicadores básicos del ILECE son desempeño económico municipal (presupuesto, endeudamiento, morosidad, empresas, subvenciones…), magnitud de la plantilla municipal (gasto salarial, plantilla total, plantilla policial…), intervencionismo económico (empresas municipales y servicios al ciudadano) y presión fiscal (recaudación total, multas y sanciones, IBI por habitante, tipo del IBI, zona azul…).

El estudio determina que «la situación general sigue ofreciendo mucho espacio de mejora». Como país, España «ocupa un lugar muy mejorable y recibe la etiqueta de ‘moderadamente libre’ en el Índice de Libertad Económica Internacional que publica cada año la Heritage Foundation. No es de extrañar, por tanto, que los diecisiete millones de vecinos de las cincuenta ciudades analizadas sufran también de una libertad económica municipal francamente mejorable».

Gijón se sitúa en el puesto 30 entre las 50 ciudades analizadas, con una puntuación de 51,6 y unos niveles de libertad económica considerados como «aceptables». No obstante, los autores del estudio explican que «es la ciudad cuya puntuación baja más en el ILECE de 2021 (seguida de Badalona, Zaragoza y Huelva), aunque logra retener el aprobado que había obtenido en las tres ediciones anteriores, por apenas un punto y cuarto». Gijón pierde 3,36 puntos y baja 18 puestos con respecto al anterior informe, realizado el pasado año.

En este sentido, «necesita adoptar medidas tendentes a la generación y atracción de tejido empresarial, que resulta comparativamente inferior al de otras ciudades». También debería, de acuerdo con el análisis, «externalizar servicios y replantear la fiscalidad municipal para que resulte menos onerosa para los vecinos». En el análisis se explica, pese a todo, que «hay margen de maniobra en la reducción o contención de la plantilla municipal y, dentro de ésta, en la policía».