¿Por qué es más caro alquilar que comprar piso en Gijón?

Marcos Gutiérrez GIJÓN

GIJÓN

Pisos en alquiler en Gijón
Pisos en alquiler en Gijón

El esfuerzo que deben hacer los vecinos en la ciudad para afrontar la renta mensual es ya tres puntos mayor que el que asumen para pagar las cuotas de la hipoteca

17 jun 2021 . Actualizado a las 11:48 h.

En Gijón el esfuerzo que deben hacer los ciudadanos para alquilar un piso ya es mayor que el que han de asumir para afrontar los pagos de una hipoteca tipo. Es una tendencia mayoritaria en algunos de los principales mercados inmobiliarios que, sin embargo, no deja de sorprender. Detrás de este fenómeno hay, de acuerdo con los expertos, una causa general: la disparidad entre oferta y demanda. Eso sí, la justificación de que esto se produzca difiere.

De acuerdo con un reciente estudio del portal inmobiliario idealista a partir de datos de la Organización de Consumidores y Usuarios, en Gijón los compradores de una vivienda tienen que destinar el 21,1% de su salario al pago de la hipoteca. En lo que respecta al alquiler, la tasa de esfuerzo es del 24% del salario para hacer frente a la renta mensual.

Gijón es una de las diez ciudades analizadas (de quince) en la que el esfuerzo para hacer frente al pago del alquiler es mayor que para cumplir con las letras de la hipoteca. Pese a todo, de las urbes estudiadas Gijón es la cuarta (tras Murcia, Valladolid y Zaragoza) en la que el pago del piso devora un menor porcentaje de sueldo de sus ciudadanos. En lo que respecta al alquiler es la segunda por debajo, tras Vigo. 

Inseguridad jurídica

Pol Revilla, gerente de Inmojet Servicios Inmobiliarios cree que el esfuerzo económico que los inquilinos han de asumir en Gijón para acceder a un alquiler es «brutal e injustificado». Eso sí, a su juicio se debe a la «falta de seguridad jurídica» en el mercado de arrendamiento y venta de pisos.

Desde el punto de vista de este profesional «si el precio del alquiler está por las nubes en Gijón, Asturias y España» es por la disparidad entre oferta y demanda. Y es que, «los propietarios no se atreven a alquilarlos a inquilinos que luego pueden dejar de pagarles y tanto la administración como la ley están a favor de los morosos y en contra de los propietarios».

Cree que esta diferencia «no se va a solucionar mientras no haya una seguridad jurídica». Indica que «no se puede generalizar, ya que hay inquilinos muy formales y cumplidores, pero pagan justos por pecadores». Pol Revilla considera que «el alquiler es algo necesario, pero la administración se ha empeñado en anular la seguridad jurídica que da al propietario. Mientras esto siga así y no se cambie la ley, los alquileres seguirán por las nubes».

Falta de oferta

Eva María Fernández Blanco, gerente de Tu Finca Gestión Inmobiliaria, detecta «una tónica general». Y es que, desde su punto de vista, «cada vez hay menos oferta en cuanto al alquiler en Gijón» y, paralelamente, se mantiene «una fuerte demanda».

Esta profesional considera que «los alquileres que se mueven entre 300, 400 y 500 euros están bastante estables», si bien a partir de esos niveles «la gente ya se plantea comprar y meterse en una hipoteca» pues, entre otros factores, a día de hoy «el dinero está más barato que nunca, los bancos están poniendo menos problemas y dan financiación». Considera que, ahora mismo, en la ciudad hay una mayor «oferta de apartamentito de inversor de un dormitorio».