Gijón pone en marcha un plan para combatir la soledad no deseada de personas mayores

La Voz REDACCION

GIJÓN

Un anciano en una calle de Gijón
Un anciano en una calle de Gijón paco rodríguez

Se trata de un proyecto piloto dirigido a los 9.000 mayores de 80 años que viven solos, en su mayoría mujeres y en la zona centro

16 sep 2021 . Actualizado a las 17:28 h.

La concejala de Derechos y Bienestar Social, Natalia González, ha anunciado este jueves que probarán una experiencia piloto en la zona centro impulsada por la Fundación Municipal de Servicios Sociales (FMSS), para facilitar la interconexión entre las personas mayores. Un proyecto piloto que va dirigido especialmente a personas mayores de 80 años que viven solas, unas 9.000 en total, en su mayoría mujeres. Asimismo, se ha escogido la zona centro, porque es donde más se está concentrando el envejecimiento de la población.

González ha hecho estas declaraciones durante la presentación del borrador del Plan de Mayores ante el Consejo de Mayores, que contempla muchas más medidas para atajar los problemas de la población más mayor del concejo. Un documento en el que han participado un centenar de personas mayores y, como grupo motor, técnicos de las diferentes áreas municipales que, tomando como partida el diagnóstico de situación, han elaborado ocho áreas de actuación concretas, con 30 objetivos y 156 medidas diferentes. 

González ha resaltado que en este documento el enfoque de género está presente «en todo momento», así como el tratamiento de la soledad no deseada, especialmente en los más mayores. El borrador se presentará al Consejo de Mayores para que pueda hacer sus últimas aportaciones con el fin de que sea muy participativo y que Gijón siga siendo una ciudad amigable con las personas mayores.

La socióloga de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, Carmen Cortijo ha llamado la atención sobre el hecho de que las personas mayores de Gijón se sienten «más o menos satisfechas» y, en todo caso, ha apuntado que los mayores problemas detectados son la soledad no deseada y no sentirse muy respetados ni visibles. También ha indicado que hombres y mujeres no envejecen igual, siendo las segundas más sociables, con lo que los problemas tampoco son los mismos.

Según los datos aportados, si en el año 2012 había un 21%de personas mayores de 65 años en Gijón, a 1 de enero de este año ya había subido a casi un 27%. «Lo más importante es que se sientan representados, oídos», ha señalado la socióloga, que ha considerado fundamental para ello tejer redes de apoyo. También ha hecho hincapié en que los mayores insisten en poder vivir de manera independiente, siempre que se pueda, antes de tener que ir a una residencia, informa Europa Press.