La mujer acusada de asesinar a su hija fue diagnosticada de estrés agudo en 2018

La Voz GIJON

GIJÓN

Eloy Alonso | EFE

El tratamiento médico consistió en farmacología y psicoterapia

05 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Noemí M. L., la mujer segoviana de 48 años detenida por la muerte de su hija de 6 años, acusada de un delito de asesinato, fue diagnosticada en 2018 de reacción de estrés agudo, un trastorno «transitorio de gravedad que aparece en individuos sin alteración psiquiátrica previa como respuesta a una situación de estrés». Por este cuadro, requirió tratamiento médico consistente en farmacología y psicoterapia.

Así se recoge en la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Segovia que en 2020 condenaba a su exmarido Eugenio García a 9 meses de prisión por un delito de malos tratos con lesiones por un episodio que tuvo lugar en 2018 en el domicilio familiar. Ese auto, que absolvió al hombre de un delito de violencia habitual, otro de lesiones psíquicas y uno leve de injurias, considera que ese diagnóstico fue a consecuencia «de las continuas tensiones derivadas del eventual divorcio y del hecho de que su marido le iba a plantear la custodia compartida» de la niña.

También se indica que la mujer sufría continuas migrañas que precisamente la llevaron a acudir, días después de aquel episodio de maltrato, a un médico para que la tratara de una «migraña horrible». Asimismo, el testimonio de un psiquiatra en el juicio fue determinante para absolver al marido de los delitos de maltrato habitual y lesiones psíquicas, puesto que vino «a decir que resulta muy aventurado dar una explicación uniforme del cuadro psicológico» basada en que «tenía miedo no solo del acusado, sino también de su familia, de la gente, del hecho de la separación» y no se atrevió a «descartar que fueran otras circunstancias extrañas al escrito de acusación las que causaran el cuadro reactivo».

La mujer detenida por la muerte de su hija en Gijón y, en recuadro, el padre y la niña

Discusiones, hematomas y un «incidente explosivo»: la tortuosa relación de los padres de Olivia

La Voz

El matrimonio de los padres de Olivia, que se habían casado en 2015 y habían tenido a la niña en 2016, «vivía en crisis desde hace tiempo, haciéndose esta situación más evidente tras el nacimiento de su hija en común». Así lo recoge la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Segovia, del 11 de febrero de 2020, en la que a Eugenio García se le condena a 9 meses de prisión -la pena mínima- por un delito de malos tratos con lesiones en el ámbito de la violencia de género realizado en el domicilio familiar y con la presencia de menores, y en la que también se le absuelve de los delitos de violencia habitual, lesiones psíquicas y otro leve de injurias.

Seguir leyendo