TWave: el supervisor de la maquinaria industrial

La compañía asturiana ha diseñado un dispositivo que previene de posibles fallos y favorece el mantenimiento predictivo de las máquinas

José Ramón Blanco, CEO de Twave, y Juan Menéndez, CTO de la compañía
José Ramón Blanco, CEO de Twave, y Juan Menéndez, CTO de la compañía

Cuidar de la salud no solo es cosa del ser humano, sino que también es un factor muy importante cuando hablamos de tecnología. Si se estropea un motor, una turbina o, incluso, un ventilador en una planta industrial, por insignificante que pueda parecer su labor en el conjunto de la producción, pueden ocasionar grandes pérdidas económicas a la empresa. Para evitar que surjan este tipo de problemas, la compañía asturiana TWave ha diseñado y fabricado un dispositivo que se instala en la maquinaria industrial y sirve para prevenir algún fallo en las mismas. «Monitorizamos las vibraciones y podemos estimar con antelación si en el aparato se está desarrollando algún tipo de avería», asegura José Ramón Blanco fundador de la startup.

De esta manera, se puede planificar un mantenimiento predictivo, se evita que las máquinas frenen de improvisto y, por tanto, se pare la producción. «Te anticipas al problema. Medimos las ondas, la temperatura y otros parámetros para ver que todo está en correcto estado de funcionamiento y fiabilidad», explica Blanco. Además, al tratarse de una instalación permanente se abaratan los costes porque «lo más habitual es hacer una revisión cada cierto tiempo, pero esto es un chequeo de continuo», añade. Al mismo tiempo, este dispositivo ayuda a prolongar la vida útil de las máquinas y sus componentes, mejorando así su rentabilidad.

No es un producto novedoso «porque ya existía en el mercado algo parecido. Pero nuestros equipos son más baratos, cómodos y duraderos. Además, lo que, principalmente, nos diferencia de la competencia es que el software está ya integrado en el propio equipo. Instalas el dispositivo en la máquina y desde cualquier móvil, tablet u ordenador puedes ver todos los datos sin descargarte ninguna aplicación. Por tanto, se trata de una supervisión y análisis de manera remota. Prácticamente nuestro proyecto es único a nivel mundial», afirma Blanco.

TWave ya lleva en el mercado desde el 2014. En tan solo dos años, desde su creación, la compañía asturiana ya fue captando clientes potenciales en España, pero actualmente ya trabaja a nivel internacional. «Las ventas se realizan principalmente dentro de Europa, pero ya tenemos presencia en países exóticos como son Corea del Sur, Tailandia, Canadá, México o Chile», detalla. «El usuario final son principalmente grandes compañías de sectores industriales como son las energéticas, las del metal o la automoción. En nuestro caso, trabajamos con un intermediario que son empresas de servicio que hacen de diagnóstico de maquinaria y emiten informes a la industria en base a los datos que da nuestro aparato», relata el CEO.

Los orígenes

Todo surgió a raíz de una simple conversación. Una empresa de servicio, que se dedicaba a ir por la industria haciendo un chequeo de la maquinaria, le cuenta a José Ramón Blanco que hay que buscar una solución «porque la instrumentalización que se utiliza en el mantenimiento preventivo es muy cara. Por eso desarrollamos nuestro propio dispositivo que permite monitorizar de forma permanente los equipos. Si cambia el estado y falla algo nos da signos de alerta», explica Blanco. Desde un principio la mentalidad era de vender a nivel internacionacional, ya que «a nivel nacional la fabricación apenas tiene salida y menos aún con la crisis del coronavirus que ha dado un buen golpe a la economía española». Ese propósito inicial ya está cumplido porque el 75% de los clientes están fueran de las fronteras de España pero, aun así, quieren seguir creciendo más.

Apoyos del IDEPA

Desde un primer momento, TWave ha contado con el apoyo del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA). «Fue imprescindible para poner en marcha a la empresa». Desde el CEEI les apoyaron en la elaboración del plan de empresa y acompañamiento en la búsqueda de financiación. «Gracias a IDEPA no tuvimos que recurrir a inversores externos. Con nuestra propia financiación más la ayuda de ellos para EBTs (empresa innovadora de base tecnológica) pudimos arrancar con nuestro proyecto», asegura Blanco. Además, la startup asturiana pudo participar en el programa de apoyo a la internacionalización RYME+, que acudió a la misión comercial a Texas y, también, contó con dos avales para anticipo de subvención de la mano de Asturgar. Actualmente, TWave es una de las empresas que integran la comunidad CEEI y recibe periódicamente información sobre alertas de colaboración y actividades de networking.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

TWave: el supervisor de la maquinaria industrial